La última campaña de la multinacional alemana LIDL ha enfurecido a la organización de agricultores y ganaderos de la UPA, al consdierar que «Bajo el lema de ‘Preciobajismo’ se esconde una campaña abusiva y engañosa que destruye el valor de los productos españoles», según denuncian.

Por eso, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha denunciado públicamente la última campaña de Lidl. UPA cree que tras una apariencia de campaña pseudodocumental e irónica, «se esconden las malas prácticas que están hundiendo la rentabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas».

La campaña se centra en la figura de un falso catedrático de Oxford, el doctor Cornelius Fitzgerald, que bajo una cuenta, también falsa, en la red social Twitter, investiga un fenómeno llamado “Preciobajismo”.

UPA, que lleva años reclamando precios justos para los alimentos, ha explicado que esta campaña ahonda en el comportamiento pernicioso que una amplia mayoría de cadenas de la distribución lleva a cabo desde mucho tiempo. Esta campaña vuelve a usar los alimentos como productos reclamo,” con ofertas abusivas y engañosas”. En un vídeo, difundido hoy en las redes sociales, utilizan el aceite de oliva y los kiwis de origen España como reclamo.

Piden la retirada de la campaña y el apoyo de los consumidores

Los agricultores han pedido la retirada de la campaña y han anunciado que consultarán a Autocontrol para confirmar la legitimidad y veracidad de los mensajes que lanza el spot.

Para UPA, este tipo de comportamientos son los que justifican las movilizaciones que van a celebrar en toda España la semana próxima. “La clave son los precios justos, no podemos sobrevivir si se sigue hundiendo el precio de los alimentos”. Desde UPA no han descartado que dichas movilizaciones se dirijan contra centros de Lidl en las distintas provincias que acogerán las protestas.

La organización ha pedido también a los consumidores que “no se dejen engañar por estas ofertas” basadas en productos reclamo, porque el margen que Lidl pierde con ciertos productos como el aceite de oliva “lo gana con creces” en otros productos de diversas categorías. “Es un engaño para los consumidores y un abuso para los agricultores, y no nos quedaremos callados”, han sentenciado.