Ya hemos comentado muchas veces que cuando los agricultores franceses se enfadan son únicos protestando. No se cortan ni un pelo en cortar todas las carreteras que haga falta para dejar claro su cabreo.

Y si por el camino se encuentran a un camión español, da igual que vaya a Holanda o a Bélgica o Alemania, se le tira la carga y se quema si hace falta, porque para eso tienen agricultores, ganaderos o viticultores de sobra para mostrar su enfado con el mundo. Vamos que no dudan en atacar incluso a sus propios convecinos.

Pero cuando son ellos los que sufren los cortes de carretera y los problemas de circulación… también se enfadan y también protestan. Me da la impresión de que el concepto de ‘agricultor activo’ para los agricultores franceses debe conllevar unas connotaciones que no hay en España.

Y es que transportistas y agricultores franceses han comenzado una protesta este lunes 5 cerca de Calais (norte) para pedir a las autoridades el desmantelamiento lo antes posible de la «jungla», el mayor campo de refugiados de Francia.

Unos 70 camiones iniciaron una «marcha lenta» en dirección a Calais para bloquear la autopista A16, un importante eje utilizado por los transportistas europeos para llegar a Reino Unido, a través del puerto de Calais o del túnel de la Mancha, ya que desde hace meses, grupos de inmigrantes levantan barreras sobre la vía de circunvalación para forzar a los camiones a detenerse. Qué diferentes debe ser estar a un lado u al otro de las protestas.