Los agricultores extremeños acampados desde el pasado martes en las inmediaciones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) en Madrid han derramado este jueves varias garrafas de vino en las puertas de este departamento para denunciar su bajo precio.

Los agricultores han celebrado este jueves 23 la tercera jornada de acampada en Madrid para protestar por la nueva Política Agraria Común (PAC) por los bajos precios que se están pagando por las distintas producciones.

Este jueves, como acto reivindicativo, los miembros de la organización APAG Extremadura Asaja han procedido a derramar, en las puertas del MAPA varias garrafas de vino para simbolizar lo que está pasando con los precios: “Que son una ruina y una forma de tirar el trabajo de los agricultores, como se ha hecho con estas garrafas”, según ha indicado el presidente de esta entidad agraria, Juan Metidieri.

Según ha denunciado en una nota, el agricultor y el ganadero cada día cobra menos por sus producciones, incluso por debajo del coste de producción, cuando el consumidor final cada día paga más, algo que es un «contrasentido».

El presidente de APAG Extremadura Asaja también ha criticado la actitud del ministro de Agricultura, Luis Planas, y de todo su equipo porque “ni se han dignado a interesarse por los agricultores”, algo que no le sorprende puesto que hace seis meses realizaron una tractorada «y tampoco se molestaron en recibirnos ni en escucharnos».

“La actitud del ministro es sectaria y caciquil y no sabemos qué intereses está defendiendo», ha afirmado.

Para el dirigente agrario no puede ser que los representantes políticos se encierren «en su burbuja», no ofrezcan soluciones «y lo que es más grave, ni se dignan a escuchar a los profesionales del campo».

A juicio, al final no son parte de la solución, sino del «problema», puesto que «no defienden los intereses del sector ni los de los consumidores».