La Plataforma de Agricultura Ecológica ha alertado este lunes de que Castilla-La Mancha tendrá que devolver a Bruselas 686 millones de euros que ha dejado sin ejecutar del Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020.

En un comunicado, la plataforma se ha referido al informe anual de ejecución del año 2022 del PDR de la región y, en concreto, donde especifica que del presupuesto de 2.031 millones de euros, a 31 de diciembre del año pasado solo se han ejecutado 1.345 millones, por lo que el resto tendrá que ser devuelto a Bruselas y será una pérdida para agricultores y ganaderos.

Según la plataforma, uno de los motivos para no gastar los 686 millones que tendrán que ser devueltos es que el Gobierno de Castilla-La Mancha tiene que cofinanciar una parte, el 17,5 por ciento, que es 120 millones de euros.

En este sentido, ha recordado que en el año 2015 el presidente regional, Emiliano García-Page, dijo que no había dinero para pagar la agricultura ecológica y, por ello, redujo un 67% la cuantía de la ayuda a la agricultura ecológica y «expulsó a 3.500 agricultores ecológicos».

Sin embargo, la plataforma ha lamentado que «ocho años después se comprueba que la justificación de la falta de presupuesto era totalmente falsa y había dinero más que suficiente para pagar a los agricultores ecológicos, tanto que García-Page se ha permitido el lujo de devolver 686 millones de euros a Bruselas».

Ante esta situación, la plataforma ha avanzado que pedirá al Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha que revise las sentencias relativas al recorte de la ayuda a la agricultura ecológica, ya que uno de los pilares en los que se sustentaba la sentencia era la falta de presupuesto.

Además, la plataforma ha apuntado que el informe refleja que la mayor beneficiaria del PDR ha sido la empresa pública de Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha (Geacam), que ha recibido 600 millones de euros, lo que representa un 44% del PDR.

Por todo ello, para la plataforma, la agricultura y ganadería de Castilla-La Mancha tienen en la actualidad dos problemas: «uno es García-Page y otro son las organizaciones agrarias Asaja, UPA y COAG«, estas últimas por su silencio ante la devolución de esta cantidad a Bruselas.