La Comunidad de Labradores y Ganaderos de Almendralejo (CLYGAL) denuncia una actuación ‘deliberada’ de Agroseguro en el retraso de las peritaciones para no pagar las indemnizaciones por la sequía, y advierte de que agricultores de Tierra de Barros estudian emprender una reclamación conjunta contra la aseguradora por los daños y perjuicios que les está provocando.

La Comunidad subraya que «no es de recibo que pudiendo llevar a cabo esas valoraciones desde hace más de un mes, los técnicos de Agroseguro esperen a que la vendimia avance para personarse en las explotaciones, cuando ya no quedan ni muestras, porque dejar atrás una parcela para su peritación supone la pérdida de esa parte de la cosecha, por los costes que supondría volver a vendimiar».

Los productores «se preguntan cuánto les costaría dejar partes sin vendimiar hasta que los señores peritos decidieran visitar las explotaciones, con lo que supone una segunda recolección en una parte ya cosechada».

CUANDO LA RECOLECCIÓN DE ALGUNAS VARIEDADES YA HA CONCLUIDO Y LA VENDIMIA ESTÁ A PUNTO DE FINALIZAR, LOS TÉCNICOS SIGUEN SIN APARECER EN MUCHAS EXPLOTACIONES

La Comunidad de Labradores considera que es intolerable que una entidad como Agroseguro «no esté dispuesta a velar por los intereses de unos agricultores que han pagado religiosamente, y tienen derecho a recibir unas indemnizaciones rápidamente para afrontar la tremenda situación que vive el campo».

Además, reprochan a los técnicos de la aseguradora que sean tan exigentes con los productores, «cuando son ellos los primeros que incumplen con sus obligaciones de valorar en tiempo y forma antes de la vendimia, provocando así situaciones de incertidumbre que perjudican seriamente a los agricultores».

Cuando la recolección de algunas variedades de uva ya ha concluido, y la vendimia en su conjunto está a unos días de finalizar, los técnicos siguen sin aparecer en muchas explotaciones, a pesar de la insistencia de los productores para que valoren los daños de la sequía y no se acrecienten las pérdidas a causa de las elevadas temperaturas que hemos sufrido en las últimas semanas.

Muchos agricultores dieron parte de las pérdidas de uva por la sequía hace varias semanas, y algunos más de un mes, mientras Agroseguro ha ignorado esos siniestros hasta ahora, cuando la vendimia está cerca de su conclusión.

La CLYGAL asegura que con unas pérdidas de cosecha de uva entre el 40% y el 50% de media respecto la campaña anterior, y sin recibir las indemnizaciones por la sequía con rapidez, el agricultor vuelve a estar ‘asfixiado’ un año más.

Unos costes de producción desorbitados, una inflación imparable, una cosecha raquítica y un bajo precio de la uva abocará a muchos agricultores al abandono de sus explotaciones ante la falta de rentabilidad, concluye la Comunidad de Labradores.