ASAJA Alicante – Jóvenes Agricultores ya mostró su total rechazo a rebajar de 38 a 27 hectómetros cúbicos el volumen de los trasvases en el nivel 2, contemplado en un informe del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex) solicitado durante el confinamiento, pero la Comisión Central de Explotación del acueducto Tajo-Segura lo acaba de aprobar mediante reunión telemática.  Por tanto, esta medida, que «supone robar 11.000.000.000 litros del sureste peninsular», se está tratando de imponer de manera unilateral y denota falta de transparencia en la gestión pública, según la oranización ante la situación del Trasvase Tajo – Segura.

Por si fuera poco, quieren sustituir la rebaja en los aportes por el agua desalada, recurriendo una vez más a las bravas con la temida y rechazada cláusula Narbona, con la que llevan más de 15 años insistiendo para hacer negocio, pero que es inviable para la agricultura. Ante esta situación tan lamentable, ASAJA exige al presidente del Consell, Ximo Puig, contundencia, que defienda su territorio y a sus habitantes, que se reúna de manera inmediata con la ministra de Transición Ecológica para que entre en razón y que se ponga a trabajar con los abogados y servicios jurídicos de la Generalitat Valenciana en la defensa del mantenimiento de las reglas que regulan el trasvase.

Según ha informado el Ministerio para la Transición Ecológica, que ha abierto un plazo de exposición pública, la Comisión Central de Explotación del acueducto Tajo-Segura ha dado su aprobación al informe del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex), que rebaja de 38 a 27 hectómetros cúbicos el volumen de los aportes en el nivel 2. ASAJA Alicante Jóvenes Agricultores denuncia que esta medida, que supone el recorte de 11.000.000.000 de litros que pertenecen al Levante, perjudica seriamente a los agricultores, que han estado trabajando sin parar durante el confinamiento para garantizar el abastecimiento de frutas y hortalizas frescas para toda España y la Unión Europea, y se adoptarán las medidas necesarias, como organizar protestas en plena calle, si no dan marcha atrás y vuelven a la lógica y la razón en la gestión hídrica.

La organización de los agricultores de la provincia de Alicante lamenta que esta medida se está imponiendo de forma unilateral por videoconferencia y sin consultar con los regantes y los principales afectados, que son los agricultores de Alicante, Murcia y Almería, ya que mientras los municipios ribereños tienen voz en la Comisión de Explotación del TrasvaseTajo Segura, «no constamos los productores de frutas y hortalizas, ni los regantes del sureste» en este mismo órgano de decisión sobre los volúmenes y caudales que procede trasvasar. «Ni siquiera nos escuchan a los principales perjudicados, los agricultores y pretenden que nos comamos un recorte de 11 hm3 de agua. Somos esenciales y nos aplican una medida bárbara, intolerable,… ¿Se comprende esto? ¿Un Gobierno da representación a unos y se la quita a los otros? ¿Hay en este tipo de conducta algún ápice de justicia, equidad o ecuanimidad? «, reflexiona el presidente Eladio Aniorte.

ANTE EL USO DEL AGUA DESALADA. “ESTOY CANSADO DE REPETIR QUE NI SIRVE PARA REGAR, NI ES VÁLIDO PARA TODOS LOS CULTIVOS POR SU ALTO CONTENIDO EN BORO Y SU COSTO”

Mientras, el Gobierno ya ha anunciado que empezará a elaborar la modificación del decreto en el que se recogerá la reducción de los aportes, ASAJA Alicante Jóvenes Agricultores denuncia la falta de transparencia absoluta que está habiendo en la aplicación de esta medida, como demuestra el hecho de que el informe del Cedex (Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas) se encargó en pleno confinamiento y se ha aprobado en una reunión telemática, cuando todo el resto del mundo ajeno a la política ya está trabajando, aprovechando un momento de fragilidad social y económica. «Por si fuera poco, el informe se lo piden a un organismo que es competente en obras públicas, pero no en materia hídrica», denuncia Aniorte.

ASAJA Alicante exige que se haga cumplir la Ley del Memorándum, con la que, como hemos reiterado en numerosas ocasiones, nunca hemos estado de acuerdo, porque supone una losa para el Levante, ya que aumentó la línea roja de las reservas en los embalses de cabecera de 240 a 400 hectómetros para poder trasvasar, penalizándonos en numerosas ocasiones, pero ya la hemos aceptado y acatado. Exigimos al menos que el Ministerio de Transición Ecológica «abandone actitudes propias de una falta de gobernanza, ausencia de planificación técnica, y que en vez de recurrir al decretazo, las soluciones temporales adoptadas siempre con carácter de urgencia, si quieren modificarse las normas, se haga de forma seria y, como mínimo, se alcance el mismo consenso y acuerdo que el que hubo con la firma del Memorándum del Trasvase Tajo – Segura que aceptaron cuatro comunidades autónomas (Extremadura, Madrid, Castilla-La Mancha, Valencia y Murcia)».

Esta manera «oscura» de trabajar, se está imponiendo escondiendo deliberadamente intereses como el hacer negocio a consta de los agricultores tratando de incrementar el uso del agua desalada. «Llevan ya casi dos décadas insistiendo en imponer por las bravas este recurso, al que no se ha recurrido porque es inviable. Estoy cansado de repetir que ni sirve para regar, ni es válido para todos los cultivos por su alto contenido en boro y su costo, ya solo en producción, es inviable para el agricultor, por lo que sumando el gasto de desplazarlo hasta las zonas de cultivo, lo convierten en un recurso totalmente imposible para la agricultura», explica el presidente de ASAJA Alicante Jóvenes Agricultores.

La organización de los agricultores ASAJA Alicante considera que «esta rebaja en el nivel 2 es agua que nos están robando al sureste peninsular», por lo que exigimos que como hace el presidente de Gobierno de Castilla la Mancha, el socialista Ximo Puig también defienda su territorio, sus sectores económicos y sus recursos. Le pedimos que de inmediato se reúna con la ministra Teresa Ribera y le haga entrar en razón. Del trasvase Tajo-Segura dependen 140.000 empleos, aporta al PIB más de 2.600 millones de euros. «¿Qué va a pasar si nos quedamos sin ellos, sumado más graves problemas a los problemas que estamos viviendo? La desertización. España pasará de ser la huerta de Europa a convertirse en un Sáhara más». ASAJA Alicante considera que el presidente de la Generalitat Valenciana se está poniendo «de perfil» y reclama más contundencia y firmeza en la defensa del Trasvase Tajo Segura, recurriendo a todos los medios necesarios para defenderlo de forma efectiva como son sus servicios jurídicos.