A partir de 2021, la nueva Política Agrícola Común (PAC) pretende estar más estrechamente vinculada a los requisitos ambientales. Pero esto podría llevar a grandes granjas alemanas convencionales a enfrentar amenazas existenciales, hasta el punto de tener que declararse en quiebra si se reducen los pagos directos de la PAC. Una situación que preocupa y que se ha visto reflejada en la masia manifestación de Berlín de este martes 26.

“Vamos de crisis en crisis. Nuestro pan de cada día es esperanza “, dijo el agricultor Benjamin Meise. El economista empresarial capacitado cultiva unas 3.500 hectáreas de tierra en la región de Märkisch-Oderland de Brandeburgo. También tiene 700 vacas y 20.000 gallinas ponedoras.

El negocio es desafiante, dijo Meise, destacando que su granja tuvo que sobrevivir a tres crisis de leche en los últimos ocho años.

El capping o techo de gasto esté en el ojo del huracán ante el tamaño de las granjas alemanas

Actualmente podría estar surgiendo otra crisis en Bruselas, donde se está negociando la nueva PAC, que debería entrar en vigor en 2021. En su propuesta, la Comisión de la UE ha planeado reducir el apoyo directo. Propone implementar pagos digresivos por encima de 60.000 €  por granja y limitarlos a 100.000, en lo que se denomina capping o techo de gasto de la PAC y que en España ha creado alguna polémica, en especial en las cooperativas.

Esto sería una catástrofe para Benjamin Meise, ya que él, como casi todos los agricultores, depende de los pagos directos de Bruselas, ya que constituyen una gran parte de sus ingresos. Ningún agricultor ha vivido de su cosecha durante mucho tiempo.

“No podemos sobrevivir sin pagos directos”, dijo Meise. Si, como propone la Comisión, los costos de personal para la granja no se cuentan por separado, “entonces tendría que declararme en quiebra de inmediato”.

La ministra alemana de Agricultura, Julia Klöckner, de la Unión Demócrata Cristiana (CDU). Ella ya ha anunciado que no apoyará la idea del capping, pero cuenta con el rechazo de sus agricultores como se vio en Berlín. En cambio, pide que el pago de pagos directos se vincule a objetivos concretos para una mayor protección del medio ambiente, protección del clima y biodiversidad.

Estos llamados ‘esquemas ecológicos’ están destinados a reemplazar la ecologización anterior, y el 20% de todos los pagos directos se utilizarán para ello. Además, se debe permitir a los estados miembros de la UE redirigir hasta el 30% de sus pagos de área al segundo pilar de la PAC.

En conjunto, esto significa que a partir de 2021 en adelante, todavía habrá pagos directos por hectárea, pero estos podrían estar mucho más vinculados a requisitos ambientales específicos y con la amenaza de declarse en quiebra, según los agricultores alemanes.

(Texto: EURACTIV Alemania)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here