Los sindicatos UGT y CCOO han anunciado la convocatoria de huelga en el campo después de que la firma del nuevo convenio del sector no haya fructificado este miércoles 17, como estaba previsto, debido a que la organización agraria APAG Extremadura Asaja se ha negado a rubricarlo alegando la introducción en el texto de contenidos que no han sido negociados previamente y pese a que UPA-UCE sí había decidido firmarlo.

El secretario regional de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT, Miguel Talavera, y el de Industria de CCOO, Saturnino Lagar, comparecerán mañana en rueda de prensa en Mérida para anunciar este paro e informar sobre la ruptura de las negociaciones, según han informado los dos sindicatos.

APAG EXTREMADURA ASAJA CREE QUE NO ES JUSTO QUE «A MITAD DEL PARTIDO SE CAMBIEN LAS REGLAS»

Esta comparecencia para anunciar una huelga en el campo se producirá después de que APAG Extremadura Asaja haya decidido este miércoles no firmar el acuerdo del convenio del campo porque, según ha denunciado, los sindicatos han intentado incorporar en el texto de manera unilateral nuevos contenidos «no negociados».

Según ha explicado el presidente de la organización, Juan Metidieri, «el pasado 4 de junio se llegó a un acuerdo por todas las partes que era lo que se tenía que ratificar, pero hoy nos encontramos con que los sindicatos quieren incorporar cuestiones nuevas, no negociadas».

El acuerdo incluía tres puntos como eran el registro de jornada, la movilidad de la propia jornada y las horas extraordinarias posteriores a las horas ordinarias, ahora lo sindicatos habían sumado unas tablas salariales que no están incluidas, por lo que «nosotros no vamos a firmar ningún convenio que refleje unas tablas que antes no se habían negociado», ha indicado.

Para Metidieri, cuando se llega a un acuerdo, debe respetarse y cumplirse, no puede ser que a mitad del partido se cambien las reglas del juego. El tiempo de la negociación ya había sido y el acuerdo se había logrado sobre unos puntos, por lo que no se entiende por qué se quieren abrir otros debates. El dirigente agrario ha recordado que en el documento ya está recogida la actualización del SMI en el RD de 2018 y 2020, lo que es suficiente.

UPA UCE NO VE NADA NUEVO EN EL ACUERDO Y CRITICA LA POSTURA DE APAG

Esta postura no ha gustado nada ni a los sindicatos ni a UPA-UCE, que asegura que ratifica el acuerdo alcanzado el pasado día 4 de junio sobre el convenio del campo y defiende que “la palabra de este sector tiene su valor y que la negativa de alguna de las partes no beneficia ni a trabajadores ni agricultores”.

“Hoy veníamos realizar la firma solemne del convenio del campo, tal y como se decidió por todas las partes presentes en el último encuentro, pero nos hemos visto sorprendidos por la negativa que ha manifestado Apag Extremadura Asaja. No hay nada nuevo encima de la mesa que pueda motivar este cambio de postura”, destaca el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas.

Según UPA-UCE, esta marcha atrás de Apag Extremadura Asaja supone la “pérdida total de credibilidad de esta organización que, además, pone las cosas muy difíciles a partir de ahora para llegar a cualquier tipo de acuerdo”. “Para nosotros el convenio del campo está cerrado y, por tanto, deberá ser la parte arbitral quien resuelva las posibles discrepancias que existan en cualquier artículo del acuerdo”, destaca Huertas.

Desde UPA-UCE Extremadura mantienen que se trata de “una situación inédita” que, en este momento de especial dificultad, no beneficia ni a los agricultores ni a los trabajadores, una delcaración anterior a la convocatoria de una huelga en el campo.