Que todo lo que tenga que ver con el agua y los trasvases entre el Tajo y el Segura es susceptible de convertirse en polémica ya se sabía. Pero ahora se ha dado un paso más al meter un machismo rancio de por medio. Y aunque se quieran matizar las palabras, lo cierto es que lo dicho, dicho está.

Y es que el el presidente del Sindicato Central de Regantes del Tajo Segura, José Manuel Claver, aseguró que la consejera de Fomento del Castilla-La Manchal, Elena de la Cruz, «no tiene capacidad ni para limpiar la Consejería».

No dijo «dirigir», «gestionar» o nada similar, sólo «limpiar», una profesión desgraciadamente vinculada a la mujer y, desde el punto machista de estas palabras, de forma denigrante.

Si Claver piensa que con este tipo de declaraciones gana apoyos a su causa no sólo se equivoca, sino que se desprestigia, además, a sí mismo. Lamentable.