La Junta Agropecuaria de Ágreda, municipio soriano de la comarca del Moncayo, ha denunciado ante la Guardia Civil los vuelos de avionetas antigranizo en esta zona que están «disipando» las nubes y evitando las precipitaciones de lluvia en sus cultivos

En los últimos meses los agricultores y ganaderos de la zona de Ágreda han comprobado, según ha confirmado a Efe el presidente de la citada junta agropecuaria, Ignacio Alonso, el vuelo de avionetas en los momentos en los que se produce la presencia o formación de nubes compactas en torno al Moncayo, lugar en el que se suelen originar las precipitaciones.

«El efecto inmediato ha sido la disipación y la consiguiente desaparición de las nubes y, por tanto, de la consecuente caída de precipitaciones», ha lamentado.

Los afectados están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias para pedir la reparación de los daños y perjuicios

Alonso ha señalado que esta actuación es contraria a la ley y está produciendo importantes perjuicios a los agricultores y ganaderos, ya que sus cosechas se están secando sin poder producir fruto y los pastos se están agostando, quedando el ganado sin ellos para alimentarse.

Los agricultores y ganaderos de Ágreda ha decidido formular la pertinente denuncia ante la Guardia Civil para que las autoridades competentes pongan en marcha los procedimientos oportunos para averiguar a los autores materiales de los vuelos y a las personas o entidades que los autorizan o no.

Los afectados están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias para pedir la reparación de los daños y perjuicios que están sufriendo, ejercitando al respecto cuántas acciones civiles y penales sean oportunas.

Los agricultores de esta comarca soriana y la de Gómara y las Vicarias llevan luchando contra este problema desde mediados de la década de los ochenta del siglo pasado, sin que las autoridades competentes hayan tomado cartas en el asunto.

Para ello pusieron en marcha la asociación Avionetas del Moncayo (Avimon) e incluso, en un par de campañas, llegaron a contratar avionetas para realizasen vuelos de vigilancia y disuasorios en la zona.

Los agricultores de la zona entienden que los vuelos ilegales que cruzan la provincia disuelven las tormentas inyectando yoduro de plata en las nubes.

(Foto principal: Archivo. Recurso)