En ocasiones, lo barato sale caro. La Guardia Civil ha desarticulado un grupo criminal organizado acusado de haber estafado algo más de 5.000 euros a un ganadero de la comarca del Deza (Pontevedra) al que ofrecieron realizar unos trabajos de asfaltado en su parcela a un precio muy inferior al del mercado.

Las investigaciones se iniciaron cuando el ganadero denunció que dos personas extranjeras, con acento inglés, le propusieron realizar trabajos de asfaltado a un precio muy por debajo del mercado, exigiéndole el pago de 5.600 euros por adelantado.

Las obras se iniciaron inmediatamente y apenas dos horas después de que el ganadero hiciera efectivo el anticipo, los trabajadores abandonaron de forma precipitada la zona sin haber realizado el trabajo convenido.

LO BARATO SALE CARO. SE OFERTA EL TRABAJO A UN COSTE MUY ECONÓMICO Y SE EXIGE UN PAGO ANTICIPADO PREVIO AL CONTRATO, QUE NUNCA LLEGAN A ULTIMAR

Las investigaciones de la Guardia Civil concluyeron con la identificación de los principales responsables de los hechos denunciados, que fueron localizados en la localidad de Monforte de Lemos, en la provincia de Lugo.

Se trata de tres ciudadanos de nacionalidad irlandesa, rumana y ecuatoriana que han sido notificados en calidad de investigados como presuntos autores de los delitos de estafa y pertenencia a grupo criminal y deberán comparecer, cuando sean requeridos ante el Juzgado de Instrucción número uno de Lalín.

Las investigaciones continúan abiertas para determinar la participación de estas personas en otras estafas similares que se cometieron durante los últimos días en otras empresas de Santiago de Compostela, Teo, Mos, Porriño y Vigo.

Tal y como explica la Guardias Civil, en este tipo de estafa, una o varias personas con muy buena apariencia, de nacionalidad extranjera, ofrecen trabajos de pavimentación muy económicos a empresas que puedan estar interesadas, aduciendo que son sobrantes de obras o carreteras, o bien que el asfalto está caliente y si no se aprovecha es necesario tirarlo.

Estas personas se trasladan siempre en vehículos de alta gama, del alquiler o con placas de matrículas extranjeras.

Y es que lo barato sale caro. Se oferta el trabajo a un coste muy económico y se exige un pago anticipado previo al contrato, que nunca llegan a ultimar.

(Foto: Archivo sin relación con la noticia)