La Agencia Catalana del Agua (ACA) ha sacado a licitación la ampliación del tratamiento de reducción del nitrógeno de la depuradora del río Terri en Banyoles, después de que la Unión Europea iniciase un proceso sancionador por superar los índices legales.

Según informa la ACA, el proyecto, cuyo valor asciende a 1,9 millones y que entrará en servicio el segundo trimestre de 2017, contempla las obras necesarias para adaptar el reactor actual a una configuración de tratamiento biológico mediante la modificación del sistema de lodos sin adición de productos químicos, conocido como Bardenpho.

Los trabajos suponen una ampliación de la zona anóxica y de adición de metanol, así como la construcción de un nuevo decantador primario y la adaptación del existente en cámara pre-anóxica.

La planta actual presenta unos índices superiores, lo que ha causado el inicio de un procedimiento sancionador por parte de la Unión Europea

Las obras de la depuradora forman parte del programa de medidas del plan de gestión del distrito de cuenca fluvial de Cataluña y el caudal de diseño será de 12.000 metros cúbicos por día, lo que garantiza los requerimientos de tratamiento hasta 2026 y supone una capacidad de atender a una población de 83.200 habitantes.

La instalación se inauguró en 1997 y ha sido motivo de diversas ampliaciones y modificaciones a o largo de los años, la última la que tuvo lugar en 2010.

Pese a estas labores, la configuración actual no permite una reducción suficiente en la concentración de nitrógeno dadas las características de las aguas residuales que recibe la planta.

Según la directiva vigente sobre tratamiento de aguas residuales urbanas, el límite máximo de nitrógeno debería ser de 15 miligramos por litro.

La planta actual presenta unos índices superiores, lo que ha causado el inicio de un procedimiento sancionador por parte de la Unión Europea, por lo que se estableció esta actuación como urgente y prioritaria.