La Juntade Andalucía ha licitado por tres millones de euros las obras para reparar el aliviadero del embalse de Zahara de la Sierra, en Cádiz, dentro del plan de reactivación económica que pretende impulsar los proyectos de infraestructuras hidráulicas de la comunidad.

Este embalse, construido en 1974, llegó al máximo de su capacidad en 2013 con unas intensas precipitaciones que hicieron que comenzara a verter agua por el aliviadero.

Con el mayor caudal de desembalse de su historia (alcanzó los 47,41 metros cúbicos por segundo) no sobrepasó la capacidad máxima tolerada del desagüe de esta presa, pero colapsó la losa de impacto del cuenco y el pie de relleno del mismo.

Ante el riesgo de que pudiera producirse una nueva avenida de agua y de que provocara mayores daños en la infraestructura se optó por ejecutar una obra de emergencia para paliar el problema.

La solución ha resultado «claramente insuficiente», por lo que la Junta de Andalucía ha decidido ahora construir un cuenco de disipación de energía del aliviadero para evitar futuros problemas de erosión de taludes y descalces de cimentaciones, y mejorar la capacidad de desagüe del río Guadalete a la salida del cuenco, según explica la Junta en una nota de prensa.

Para ello, se construirá un cuenco de disipación de 6 metros de profundidad en la actual zona de descarga del aliviadero, lo que, unido a la elevación del agua en el río, supondrá un colchón de agua de 9 metros en el momento del impacto del chorro.

En la actuación se prevé también la construcción de una caseta de acceso a la galería drenante del collado de la margen derecha y se ampliará el canal de descarga de la toma intermedia para que la presa vierta directamente sobre el río y no sobre el cuenco de impacto.

La actuación en el embalse de Zahara se enmarca dentro del Plan de Reactivación Económica a través de las infraestructuras hidráulicas que ha sido puesto en marcha por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, y que contempla un gran paquete de licitaciones a lo largo de 2020.

La mayor parte para serán actuaciones destinadas a la depuración de las aguas residuales urbanas de interés de la comunidad autónoma, aunque también se incluyen otras para la mejora y mantenimiento de presas y sistemas de explotación y abastecimiento en alta que se financian mediante fondos europeos.

El plan pretende, entre otros objetivos, propiciar una recuperación rápida de los sectores de la consultoría de ingeniería y de la construcción de obra pública tras la paralización que están padeciendo por el Covid-19.

Por ello la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha declarado de interés general la reactivación de las licitaciones que quedaron paralizadas con la entrada en vigor del estado de alarma.