Unión de Uniones valora que las enmiendas aprobadas al proyecto de reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria en el Senado no la dotan de las herramientas necesarias para corregir sus actuales desequilibrios y mejorar la posición de los agricultores y ganaderos en la negociación de precios.

Unión de Uniones asistió el miércoles 17 en el Senado a la votación del informe de ponencia y enmiendas de proyecto de modificación de la Ley 12/2013 que regula el funcionamiento de la cadena Alimentaria, en la que se aprobaron más de 30 enmiendas de las 210 presentadas. No obstante, en opinión de la organización, si bien el texto volverá al Congreso con alguna mejora, «ninguna de ellas es sustancial ni proporciona los medios para acabar con los desequilibrios de poder en la cadena que colocan a los productores en una posición de debilidad para negociar precios que cubran, al menos, sus costes de producción».

«Llevamos dos procedimientos legislativos, casi dos años de debate y más de 800 enmiendas en Congreso y en Senado, para no adelantar nada en el verdadero problema que tenemos los agricultores y ganaderos», critican desde la organización. Se puede afirmar ya que de la Ley quedará la prohibición de reventa a pérdidas, que impediría trasladar hacia atrás en la cadena, hasta los productores, las guerras de precios de la gran distribución, algo que amenaza con intensificarse si se mantiene el actual escenario inflacionista en el IPC. Tampoco se recogerá la definición de la posición de dominio sobre el mercado, una cuestión básica para poder perseguir y sancionar los abusos que se realicen desde la misma. Para la organización estas serían dos herramientas básicas con las que la ley debería contar.

Unión de Uniones opina también que se ha trasladado mal la Directiva UE de Prácticas Desleales, al dejar fuera del ámbito de aplicación de la ley determinadas operaciones por su dimensión o por sus características, cuando la norma europea no establece esas distinciones; algo que motivará a la organización a solicitar a la Comisión que se pronuncie sobre el asunto.

Unión de Uniones recuerda lo importante que habría sido contar con un instrumento legal eficaz para favorecer la negociación de precios en origen por encima de los costes de producción en una crisis de encarecimiento de los inputs como la que atraviesa el sector «por desgracia, nos tememos que, dentro de unos meses, las declaraciones triunfalistas del Ministro y de su partido serán enterradas por la realidad, como ya les pasó con las de la reforma de marzo del año pasado» concluyen «y ojalá estuviésemos equivocados».