Según los datos hechos públicos por el Fondo Español de Garantía Agraria (Fega), del Ministerio de Agricultura, l León afianza de nuevo su liderazgo nacional como principal provincia productora de maíz. En este año 2023 se han declarado en España, a efectos de las ayudas de la PAC,  242.700 hectáreas de maíz, donde se incluyen las 211.987 cultivadas en regadío y las 30.713 de secano (estas en las regiones de la España húmeda, donde se cultiva como forraje ensilado para la alimentación del vacuno de leche). Según los mismos datos oficiales, en la provincia de León se han cultivado 71.526 hectáreas de maíz, lo que representa el 29,47% de toda la superficie nacional, y el 33,74% de todo el maíz que se cultiva en regadío en España. Respecto a Castilla y León, la provincia representa el 63% de las 113.000 hectáreas que se han cultivado.

ASAJA valora que la provincia de León haya seguido ganando peso en el conjunto nacional debido a que ha sido este un año de sequía que ha disuadido las siembras en muchas zonas productoras, mientras que en León, debido al buen estado de los embalses, no ha habido esta limitación. No obstante, sí se ha producido en la provincia una reducción de las siembras, respecto a 2022, debido a que así lo ha impuesto la aplicación de la nueva PAC que exige diversificar cultivos, rotar cultivos, e introducir los denominados cultivos mejorantes.

El maíz cultivado en la provincia se destina sobre todo a la obtención de grano para pienso de alimentación animal, y se comenzará a cosechar en la segunda quincena de octubre. Unas 4.000 hectáreas se destinan a forraje en ensilado para la alimentación del ganado lechero, cuya recolección ya ha comenzado. Una superficie más modesta se destina a la producción de maíz dulce, que se recoge en mazorca, destinado a la alimentación humana, que se recolecta por estas fechas.

PIDEN QUE LAS LAS CONDICIONES DE LA PAC NO PENALICE ESTE CULTIVO

ASAJA es una defensora a ultranza del maíz, para el que la organización «no ve otra alternativa de cultivo que pueda sustituirlo sin menoscabar la rentabilidad de las explotaciones».

Por eso la organización agraria reclama que «no se le penalice con las normas de la PAC, y que se considere como un cultivo medioambientalmente sostenible por ser el que menos pesticidas requiere en su  fase de cultivo, y porque, contrario a lo que algunos puedan pensar, no requiere más consumo de agua que otros». Desde el punto de vista comercial, España es gran deficitaria en la producción de este grano, así que lo que no se produzca aquí se ha de importar de países que producen maíz transgénico.

Pese a ser la principal provincia productora de maíz, tiene potencial para producir más n los próximos años con la puesta en regadío de nuevas superficies en la zona de Payuelos, dependiente del embalse de Riaño, pero sobre todo tiene capacidad para obtener todavía mejores rendimientos por hectárea de la mano del regadío modernizado. Un regadío modernizado que es una demanda del sector, y en el que se avanza al ritmo lento que marcan las administraciones agrarias, quedando hoy, pendiente de esa actuación, unas 50.000 hectáreas.