El ejercicio oleícola 2020-2021 ya es un año histórico en comercialización. En julio se vendieron más de 122.350 toneladas, según los últimos datos provisionales elaborados por la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Por tanto, en los diez meses de campaña, España ha vendido más aceite del producido, lo que representa una campaña récord de comercialización.

El sector ha comercializado cerca de 1.400.000 toneladas (concretamente, 1.398.750), cifra mayor al aceite de oliva producido durante el ejercicio (1.387.525 toneladas). El ritmo medio de salidas durante la campaña sigue a niveles máximos con 139.888 toneladas mensuales.

Como ya avanzó Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, la 2020-2021 será una campaña récord de comercialización “Los datos reflejan que el mercado del aceite de oliva es fluido incluso con los precios actuales”, señala el presidente del Consejo Sectorial de Aceite de Oliva, Cristóbal Gallego. Además, es una muestra de que “el esfuerzo de las almazaras, especialmente de las cooperativas, para abrir nuevos mercados y las inversiones ejecutadas en promoción, así como la apuesta por la calidad, se han traducido en una campaña de récord”, recalca Cristóbal Gallego.

El buen ritmo de salidas del presente ejercicio confirma que las disponibilidades de aceite de oliva a final de campaña serán muy bajas. En España, a 30 de septiembre, se esperan unas existencias de 378.000 toneladas, según datos del Ministerio de Agricultura. El bajo enlace español, unido al minúsculo stock que prevé la Comisión Europea en el resto de países productores, “señala a España como el único mercado con aceite de oliva suficiente para vender en los meses de septiembre y octubre”, recuerda Cristóbal Gallego.

UPA ANDALUCÍA: UN ENLACE ENTRE CAMPAÑAS QUE SERÁ EL MÁS BAJO DEL SIGLO Y QUE CONFIRMA LA TAN DESEADA ESTABILIZACIÓN DE LOS PRECIOS

Por su parte, desde UPA Andalucía se destaca que hay poco aceite entre campañas. Esa es la consecuencia de los magníficos datos de comercialización de aceite de oliva, que se encamina a un nuevo récord absoluto superando, con creces, las ventas globales registradas el pasado año.

Del informe hecho público por la AICA se desprende que, a pesar de producirse una ligera ralentización puntual de las salidas, por otra parte normal y recurrente en el periodo estival, nos dirigimos a un enlace entre campañas que será el más bajo del siglo. Una noticia importante para el sector olivarero por cuanto confirma la tan deseada estabilización de los precios en origen por encima de los costes de producción en el olivar tradicional.

Los datos publicados por la AICA son rotundos y confirman la magnífica salud de las ventas, incluso con precios constantes por encima de los 3 euros a lo largo de prácticamente todo lo que llevamos de campaña de comercialización. Después de diez meses de campaña de comercialización, las exportaciones se mantienen fuertes y consolidan la tendencia al alza de las ventas del aceite de oliva, con un incremento de un 3 por ciento más sobre el comercializado el año pasado, cuando ya se registró una comercialización de récord histórico. Hasta el 31 de julio se han vendido 1.318.438 toneladas (en junio fueron 1.233.510 toneladas), y todo ello en una situación económica mundial complicada marcada por la pandemia.