Parece que las vacaciones o por lo menos el periodo estival le sienta bien a los cereales. Y es que los precios del trigo blando y del maíz subieron en los mercados mayoristas durante la última semana de julio, la comprendida entre el 25 y el 29 de julio, según los datos difundidos este lunes 1 de agosto por la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

Por el contrario, la tendencia bajista continuó para el resto de las cotizaciones de cereales, en especial a la cebada y el trigo duro, que siguen sin levantar cabeza y acumulan ya demasiadas semanas de descensos continuados. En este sentido, cabe recordar que los expertos consideran que la mejor estrategia para el agricultor es no apostar por vender ahora toda la cosecha de cereales, sino esperar a noviembre y diciembre a la espera de una subida de las cotizaciones.

Mientras se decide qué hacer, los precios de los cereales acabaron la última semana de julio con los siguientes resultados: trigo duro, 218,67 euros/tonelada (-0,68 %); maíz, 174,74 euros/tonelada (+0,22 %); trigo blando, 161,50 euros/tonelada (+0,25 %); cebada, 148,06 euros/tonelada (-0,24 %) y cebada de malta, 163,40 euros/tonelada (-0,96 %).

Desde enero de 2016, las bajadas de precios han ido acumulándose sistemáticamente, salvo algún repunte ocasional como esta semana, hasta situarse en los siguientes datos: trigo blando (-12,20%); maíz (-0,82 %); cebada (-17,23 %) y trigo duro (-14,25 %). habrá que ver qué pasa el resto de las vacaciones.