Las tormentas de agua y granizo de estos días han dejado consecuencias en el campo castellano-manchego, al afectar a más de 6.000 hectáreas, según los datos de Agroseguro. Y así también lo han ratificado los técnicos de ASAJA Castilla-La Mancha, que han realizado una primera valoración de los daños.

Por el momento, las provincias de Ciudad Real y Toledo han sido las más perjudicadas por las inclemencias meteorológicas y las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) indican que ya cesan las precipitaciones, salvo en Cuenca.

Por provincias, en Albacete ha caído mayoritariamente agua. No obstante, en el término de El Bonillo se vio afectado por el granizo, provocando daños del 100% en cultivos como la viña y la almendra.

En Ossa de Montiel, la mitad del término municipal también ha sufrido consecuencias del granizo, arrasando la totalidad de parcelas de viña, almendro y hortícolas como pimiento y coliflor.

Y en otras zonas, se alcanzó gran cantidad de agua, como en Bienservida, donde se registraron hasta 70 litros por metro cuadrado.

En Ciudad Real el pedrisco ha ocasionado numerosos daños en muchas zonas, fundamentalmente en Campo de Calatrava y La Mancha. Las inclemencias meteorológicas han afectado a municipios como Bolaños, Manzanares, Membrilla, La Solana, Campo de Criptana, Puertollano y Mestanza, entre otros.

Se han registrado parcelas con entre un 80 y un 100% de daños, siendo la franja entre Bolaños y Manzanares la más afectada, donde llegó a registrarse más de 120 litros por metro cuadrado en muy poco tiempo.

En cuanto a los cultivos afectados, según los técnicos de la organización agraria, han sido en el olivar, la viña y algunas hortícolas.

Las tormentas de granizo ha tirado mucha aceituna al suelo, además de los consecuentes daños registrados en las plantas de los leñosos. En hortícolas, las cebollas, las sandías y los melones han sido los más perjudicados.

Por su parte, Agroseguro ha recibido partes de siniestro de más de 3.800 parcelas y 6.000 hectáreas en esa comunidad autónoma por las tormentas de granizo. Por eso, sus peritos ya han comenzado a realizar las primeras visitas a las parcelas afectadas, por lo que, de cara a la planificación de las tasaciones, es importante que los agricultores remitan los partes de siniestro tan pronto como constaten los daños en sus parcelas.