Las organizaciones agrarias UPA-UCE y Asaja, junto a Cooperativas Agroalimentarias Extremadura celebran la constitución de una mesa de dialogo entre productores e industria de tabaco, así como que se ha alcanzado un acuerdo con Cetarsa que recoge una subida de los precios y se desconvocan las movilizaciones.

El sector espera que con esta mesa de diálogo se pueda finalmente diseñar “un futuro con certezas” para que los productores de tabaco extremeños puedan seguir produciendo con precios justos.

Esta mesa se reunirá periódicamente todos los meses y en ella se tratará de llegar a acuerdos sobre contratación, calidad y precios que puedan ofrecer garantías de rentabilidad a los productores de la región. “Estaremos vigilantes para que en estas reuniones periódicas se vayan cumpliendo los compromisos adquiridos entre industria y agricultores de tabaco extremeños”, señalan desde las organizaciones agrarias y las cooperativas extremeñas.

“NUESTRO OBJETIVO ES QUE A FECHA DE 31 DE MARZO DE 2022 HAYA ACUERDOS SOBRE LA CONTRATACIÓN PARA LA PRÓXIMA CAMPAÑA»

El conjunto del sector productor, que se ha reunido este jueves 2 en Cáceres con la industria Cetarsa, destaca que comienza ahora un largo y complicado camino en el que trabajarán para dar estabilidad al sector con contratos bianuales o trianuales que defenderán en esta mesa de diálogo sin olvidar asuntos tan importantes como los fitosanitarios o la fiscalidad.

“Nuestro objetivo es que a fecha de 31 de marzo de 2022 haya acuerdos sobre la contratación para la próxima campaña. Además, también queremos contar con estimaciones de kilos y precios para el año 2023 y los próximos”, señalan desde las organizaciones agrarias y las cooperativas extremeñas.

Las organizaciones agrarias y las cooperativas extremeñas se muestran satisfechas con el acuerdo con Cetarsa, ya que las entregas de tabaco a la industria se han normalizado y los agricultores están recibiendo precios superiores a los anteriores, lo que supone un reconocimiento a la calidad del tabaco extremeño que recoge, además, la subida de los costes de producción que están asumiendo únicamente los productores.

Por ello, UPA, ASAJA y Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura han decidido desconvocar las movilizaciones previstas para los días 8 y 9 de diciembre. “Seguiremos peleando para que se reconozca la calidad de nuestro tabaco pero siempre desde el diálogo”, mantienen.