Una vez más, el independentismo parece que divide al sector agrario catalán. O por lo menos, da la impresión que las prioridades de las distintas organizaciones van por caminos distintos. Así, mientras la Unión de Pagesos sale a la calle con una tractorada de apoyo a los políticos condenados, desde JARC se centra su actuación en reclamar una reunión con la Generalitat para hablar de presupuestos «antes de que sea demasiado tarde».

Así, cerca de un centenar de tractores movilizados por el sindicato agrario Unió de Pagesos (UP) se concetraron este sábado 21 junto a las tres prisiones en las que cumplen pena los condenados por el Tribunal Supremo por el procès, Lledoners (Sant Joan de Vilatorrada), Mas d’Enric (El Catllar) y Puig de les Basses (Figueres).

Las «tractoradas por los derechos y las libertades» han sido convocadas para mostrar la solidaridad del sindicato mayoritario agrario y ganadero catalán con los presos.

Los agricultores que han acudido a la prisión de Lledoners han dibujado con sus tractores la palabra «Llibertat».

El sindicato ha querido denunciar en el mismo sentido «la persecución judicial en las diferentes causas abiertas a los integrantes del anterior Govern y al resto de miembros de la mesa del Parlament, altos cargos de la Generalitat y de los Mossos d’Esquadra por los hechos del 1 de octubre de 2017», ha dicho en un comunicado la organización.

JARC pide que se dote a de Agricultura con una partida suficiente para cubrir las necesidades del sector agrario

Por su parte, Xavier Vela, presidente de Joves Agricultors i Ramaders de Catalunya (JARC), ha denunciado que el conseller d’Economia ha desestimado la cita que la entidad agraria había solicitado, contando con presencia del Departamento de Agricultura, para tratar diferentes aspectos de la partida presupuestaria que se destinará al sector, “antes de que sea demasiado tarde”, ha puntualizado.

La entidad agraria, que va por caminos distintos a la UP,  pide que se dote a de Agricultura con una partida suficiente para cubrir las necesidades del sector agrario, teniendo en cuenta la crisis de precios generalizada que sufren los productores, a menudo recibiendo precios por debajo de los costes de producción, y la carencia de apoyo por parte de las administraciones y organismos de control competentes para paliar o resolver esta situación.

Ante esta realidad de precariedad, para la organización «los jóvenes no ven futuro en la agricultura y la ganadería y la entidad considera fundamental una mayor implicación del gobierno para asegurar el relevo generacional. El 90,69% de los perceptores de las ayudas de la PEC tienen más de 40 años. De estos, 39,44% tienen 65 o más años. Solo el 9,41% tienen 40 años o menos». JARC considera que, entre otras medidas, el DARP tendría que continuar en la misma línea que con los seguros agrarios. La organización consiguió que Agricultura aumentara la subvención por la contratación para agricultores profesionales (ATP) y para jóvenes.

Este 1% del presupuesto que se destina actualmente, «resulta totalmente insuficiente para impulsar el relevo generacional del sector y hacer frente a las problemáticas actuales. La entidad agraria hace una comparativa con las partidas presupuestarias otros gobiernos con una estructura productiva similar, como son el aragonés y el valenciano. Cataluña, destina un 1,25%, mientras que la Comunidad Valenciana reserva un 1,83% del gasto y Aragón pasó de un 1,7% el 2018 a un 10,52% este año».