La producción de pera caerá de forma importante esta campaña en Europa debido a las heladas generalizadas, con descensos del 30% en Bélgica y Países Bajos y del 50% en Francia respecto a 2020, mientras que en España los productores calculan una disminución de la cosecha del 5%.

Así lo han apuntado fuentes de la Asociación Empresarial de Fruta de Cataluña (Afrucat) tras participar de forma virtual en el Congreso Internacional de la Pera, en el que representantes del sector de Italia -el primer país productor europeo- no pudieron comunicar aún sus datos aunque confirmaron que también habrá descensos de cifras.

Portugal es el único país europeo que prevé una subida en la producción de pera, del 56%, con un ligero incremento de superficie productiva y recuperando así su potencial productivo.

Los integrantes de la mesa de comercialización del congreso han valorado que esta estimación de caída en la producción «obligará a una buena planificación de la campaña para evitar dejar mercados y clientes desprovistos», según un comunicado de Afrucat.

Han precisado que la bajada de volumen en España se debe a las heladas de principios de abril, que afectaron básicamente a las peras de las variedades más tempranas como la Limonera o la Ercollini, mientras que las afectaciones en las variedades de finales de verano como la Conference o la Blanquilla dependen mucho de la zona.

Han avanzado que las peras españolas presentan un buen nivel de grados brix (azúcar) y han indicado que la superficie de esta fruta en España ha disminuido ligeramente y sólo las variedades Conference, Williams y Ercollini han visto incrementar su número de hectáreas.

El norte de Europa prevé iniciar más tarde la campaña mientras que España e Italia consideran que, aunque en estos momentos hay tres o cuatro días de retraso, el calendario previsto de cosecha puede ser el de un año normal y, en función de las temperaturas que se registren a partir de ahora, incluso podría adelantarse, han añadido.