COAG , CERES y Mundubat han elaborado un estudio sobre la presencia femenina en el campo, cuyas precisas conclusiones merece la pena poner en valor coincidiendo con la celebración el 8 de Marzo del Día Internacional de la Mujer. Por ejemplo, que las agricultoras de Castilla y León, dadas sus edades, claman un relevo inmediato. Casi un 75% de las agricultoras y ganaderas de la región es mayor de 55 años y más de un 50%, de 65 años. Por eso, Castilla y León necesita incorporar a 8.000 agricultoras en cinco años.

El estudio de COAG, CERES y Mundubat titulado #AgricultorasSinLimites, Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Mujeres en el Medio Rural, concluye que el campo español necesitaría incorporar 100.000 mujeres en toda España en los próximos 5 años para lograr el relevo generacional que garantice la sustitución y el mantenimiento de las ocupadas en la actividad agraria. El ratio que correspondería a Castilla y León, según el número total de agricultoras, sería de 8.000 agricultoras y ganaderas en ese periodo, según señala Maria José Garre, responsable del Área de la Mujer de COAG-CyL y Presidenta de CERES-Castilla y León.

La media de las explotaciones familiares agrícolas de titularidad femenina supera las 32 hectáreas en Castilla y León, el doble que la nacional

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, ya anunció en su día su propósito de incorporar a 3.500 jóvenes en toda la legislatura; el ritmo actual de incorporación de jóvenes de ambos sexos al campo de nuestra región se cifra en 3.444 en lo que va de vigencia del Plan de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020; y de momento, el número de mujeres que ha ingresado en la actividad agropecuaria en la última convocatoria en Castilla y León fue de 286 (muy lejos de las 8.000 agricultoras que hacen falta), el 32,4% del total de jóvenes que ha accedido a una explotación. Por tanto, todos los agentes implicados han de activar cuanto antes los recursos que requiera hacer viable tal necesidad para la agricultura y para las mujeres agricultoras.

El informe de COAG, CERES y Mundubat también muestra que las campesinas de esta región son las que tienen las explotaciones con mayor tamaño medio de toda España. La media de las explotaciones familiares agrícolas de titularidad femenina supera las 32 hectáreas en Castilla y León, mientras que la nacional es justo la mitad. Pero en el reverso de este dato, se halla el hecho de que algunas comarcas de la región se hallan a la cola del número de agricultoras. Por ejemplo, la comarca Boedo-Ojeda en Palencia o Arcos de Jalón en Soria, solo tienen entre un 12 y un 14 por ciento de explotaciones de titularidad femenina y están en los últimos lugares de las tablas de toda España. Por el contrario la media de Castilla y León es de casi un 28%.

Según el estudio, “las razones por las cuales hay comarcas donde la cantidad de mujeres titulares de explotaciones supera con mucho el 50 % y otras en que apenas llegan al 20 %, se pueden encontrar, entre otros factores, en la tradición y la cultura testamentaria o en el mayor peso de otras actividades”.

A pesar del incremento del número mujeres titulares o jefas de explotación agropecuaria, la Superficie Agraria Útil es incuestionablemente de los hombres. El estudio de COAG, CERES y Mundubat expone que casi un 80% de la tierra es de los hombres, cuyas fincas poseen de media 24 hectáreas frente a las fincas de las mujeres que son de 16 hectáreas. Y es precisamente en Castilla y León donde mayores diferencias se registran: la tierra en nuestra región es de los hombres en un 83% frente a un 17% de las mujeres. Y el tamaño de las explotaciones es de 54 hectáreas las masculinas y 32 las femeninas.