Las existencias finales de aceite de oliva tras el cierre de campaña 2022/23 se han situado en 247.284 toneladas, según el último Avance de la situación del mercado oleícola del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que contiene los datos disponibles a 11 de octubre del Sistema de Información de los Mercados Oleícolas (SIMO). Este sistema recoge la información mensual relativa a producción, movimientos y existencias en poder de los operadores del sector.

Este volumen de existencias finales de aceite de oliva, junto con las importaciones, permitirá atender las necesidades de los mercados durante los primeros meses de la nueva campaña 2023/24 -que comenzó el pasado 1 de octubre- y hasta que se generalice la nueva cosecha. Las primeras estimaciones de aforo de la presente campaña sitúan la producción de España en 765.300 toneladas, un 15 % más que en la anterior pero aún un 34 % por debajo de la media de las últimas cuatro.

 El último “Avance del sector”, que contiene información sobre el cierre de la campaña oleícola 2022/23, apunta a que, pese a los bajos niveles de producción, en la pasada temporada se ha mantenido un ritmo de comercialización de 83.000 toneladas mensuales.

El avance también recoge la situación de mercado de la aceituna de mesa, cuya campaña comienza a primeros de septiembre. Con datos a día 30 del pasado mes, la producción registrada es de 166.498 toneladas.

El último avance sobre la situación del mercado oleícola, con datos de cierre de la campaña 2022/23, puede consultarse en el siguiente enlace de la web del ministerio.

SATISFACCIÓN EN LA FINALIZACIÓN DE LA CAMPAÑA DE COMERCIALIZACIÓN DEL ACEITE DESDE UPA ANDALUCÍA

Por su parte, desde UPA Andalucía ha destacado que la finalización de la campaña de comercialización 2022/2023 se ha cerrado con magníficas cifras. Una campaña que desde organización califican como «muy positiva al superarse el millón de toneladas de aceite de oliva vendidas, en concreto 1.085.000 toneladas entre octubre de 2022 y septiembre de 2023».

Una campaña que ha estado marcada por numerosas dificultades, especialmente la escasa producción, la crisis climática, los problemas de inflación y las tensiones de los mercados y pese a las que el consumidor se ha mantenido fiel.

El secretario general de UPA Andalucía y responsable de la Sectorial de Olivar y Aceite de UPA, Cristóbal Cano, valora así los datos hechos públicos por la AICA, en los que se han vuelto a alcanzar las 90.000 toneladas vendidas en el mes de septiembre para finalizar una campaña de comercialización más que interesante. “Cerramos la campaña 2022/2023 con unos buenos datos de venta. Tanto es así que la calificamos como muy positiva, porque a pesar de las enormes dificultades que atravesamos los olivareros, hemos podido comprobar cómo el consumidor se mantiene fiel a la grasa vegetal más saludable que existe, el aceite de oliva”, afirma.