Las Denominaciones de Origen (DO) del sector del vino esperan un 2021 «más duro» incluso que el año anterior, por el impacto de la pandemia por el covid, y reclaman al Gobierno que dote con más fondos los programas de ayuda, así como una reordenación de las medidas extraordinarias

Así lo ha planteado este lunes 15 la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (Cecrv), que ha trasladado dicha petición al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, según han apuntado en un comunicado.

La asociación que agrupa a los consejos de las DO ha recordado que son este tipo de vinos los más afectados por la crisis asociada a la covid-19, ya que sus ventas dependen en mayor medida de la hostelería y los turistas.

La Cecrv ha pedido «más fondos» para las ayudas puestas en marcha para el sector, con el objetivo de que cuenten «con un presupuesto ambicioso y suficiente».

La entidad se ha posicionado así en contra de que las ayudas vinculadas a la actual crisis salgan del Programa de Apoyo al Sector del Vino (Pasve), un plan diseñado originalmente para fomentar medidas como la promoción exterior, la reconversión en viñedos y las inversiones en bodegas.

PLANTEAN UNA REORDENACIÓN DE LAS MEDIDAS EXTRAORDINARIAS PARA APOSTAR POR EL VINO DE CALIDAD

Estas medidas «siguen siendo necesarias», en opinión de sus responsables, por lo que no pueden dejar de acometerse para poder financiar otro tipo de apoyos, por lo que abogan por una reordenación de las medidas extraordinarias.

En este sentido, los consejos reguladores también ha instado al Ministerio a «reorientar» las medidas extraordinaria aprobadas en 2020 para priorizar la apuesta por el vino de calidad y con mayor valorización.

Han abogado por priorizar «el almacenamiento privado y la vendimia en verde » y por revisar el enfoque de la destilación de crisis.

Dar ayudas al almacenamiento privado evitará que las bodegas saquen «precipitadamente» producto debido a la acumulación de «stock» aunque sea a costa de una caída de los precios, según los directivos de Cecrv.

Sobre la vendimia en verde (es decir, adelantar la cosecha aunque se obtenga un menor rendimiento), han considerado que se debe favorecer pero de forma parcial, sin obligar a eliminar la totalidad del fruto de la parcela, ya que los productores más pequeños no podrían permitírselo.

Además, a su juicio, la destilación de crisis debería contar «con un cupo mayor para los vinos con DP y un precio también más elevado».

Han apuntado, asimismo, que los vinos con Denominación de Origen fueron «los que permitieron sostener las exportaciones en 2020» y que éstas «hayan arrojado resultados menos dramáticos de lo previsto al inicio de la crisis».