Las Cooperativas vitivinícolas de España, Italia y Francia han analizado el nuevo régimen de autorización de plantaciones, reconociendo su apoyo a esta iniciativa y, por parte de España, la elección realizada por el Magrama.

Con alrededor de 6.376 hectáreas de autorizaciones de nuevas plantaciones, es decir el 1% de la superficie vitícola nacional, Italia será el país con el mayor nivel de nuevas plantaciones que podrán ser plantadas en el curso de los tres próximos anos, seguido de España con 4.173 hectáreas, el 0,43% del viñedo español, y de Francia con 3.589 hectáreas, el 0,45% de viñedo francés.

EL ENcUENTRO ha servido para comenzar a estudiar algunas mejoras de cara a 2017

«En el primer año de aplicación hemos compartido y apoyado la elección realizada por nuestro Ministerio de aplicar un sistema simple, con un mecanismo de salvaguarda de la competitividad de la viticultura regional», ha declarado Ruenza Santandrea, representante de la Alianza de Cooperativas Italianas Agroalimentarias, en el marco de los intercambios con sus homólogos franceses y españoles, «y hemos iniciado conversaciones internas con las organizaciones profesionales para estudiar algunas mejoras de cara a 2017».

COOPERATIVAS VINICOLAS 2Thierry Coste, en nombre de la Confederación de Cooperativas Vitícolas de Francia, además Presidente del Grupo de Trabajo del Copa-Cogeca, ha declarado: «El nuevo régimen es un gran paso adelante comparado con la decisión política de 2008 de liberalizar el sector, hemos sabido aplicar un sistema que respeta las especificidades de nuestras regiones y trabajaremos para que en el futuro sea todavía más eficaz”.

Angel Villafranca, presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España y de la sectorial del vino, ha señalado que «el sistema de autorizaciones es el más adecuado al sector del vino y se adapta perfectamente a la realidad del mercado».

Durante el encuentro, los representantes de las tres organizaciones de cooperativas vitivinícolas abordaron igualmente la cuestión de los posibles mecanismos de estabilización del mercado que se podrían abordar en la reglamentación comunitaria en caso de crisis, tema sobre el cual acordaron trabajar en otro encuentro el próximo otoño.