El director general de Cooperativas Agroalimentarias de España, Gabriel Trenzado, ha defendido de cambiar la PAC y medidas «a largo plazo» para proteger al campo frente a las «presiones» y a los cambios alimentarios mundiales que se han acelerado con la guerra de Ucrania.

Trenzado ha asegurado, en una entrevista con Efeagro, que la agricultura atraviesa un momento crítico por el alza de costes, la situación geopolítica y un cambio «espectacular» de modelo que requiere respuestas políticas para asegurar la rentabilidad.

El responsable de las cooperativas ha argumentado que la PAC «no está preparada» desde el punto de vista mercantil, porque necesita más mecanismos de gestión de crisis que ayuden a paliar tensiones como la actual y que sirvan para proteger a los productores de los «vaivenes» y de la volatilidad.

«La realidad nos da la razón (…) La PAC no puede ser solo ambiental ni olvidar su dimensión económica y los mercados», ha añadido en su defensa de que hay que cambiar la PAC.

Desde el inicio de la guerra los costes de producción han aumentado un 30% para los agricultores y ganaderos -por el alza de materias primas como los cereales, de los fertilizantes y los piensos-, según las cooperativas.

Respecto a la reforma de la PAC, que entrará en vigor el 1 de enero, ha asegurado que las cooperativas están listas para su aplicación, pero «preocupa» que sus agricultores y ganaderos asociados estén preparados a tiempo para recibir las ayudas del nuevo régimen.

España tiene 3.700 cooperativas agroalimentarias, que aglutinan a un millón de socios, facturan 4.186 millones de euros y generan 119.700 empleos directos.

EL PROBLEMA DE LA INFLACIÓN

En relación a la inflación y al coste de la cesta de la compra para los consumidores, ha recalcado que no es culpa de los agricultores y de los ganaderos y que si hay un problema con las rentas «no es porque la alimentación sea cara», ya que representa el 15% del gasto de los ciudadanos.

«Nosotros sufrimos las consecuencias de los costes de producción», ha señalado, además de subrayar que durante décadas la comida ha sido relativamente barata y no ha reflejado en su precio el impacto de las innovaciones agrarias.

Como solución, ha defendido potenciar una cadena de producción alimentaria en la que cada «eslabón» -agricultores, industria y distribución- sea rentable y haya un reparto más equitativo del valor.

RELEVO GENERACIONAL Y COSTES AMBIENTALES

Trenzado ha mencionado, además, el problema del relevo generacional en la agricultura, donde solo un 8% del sector tiene menos de 30 años y hace falta una «regeneración» del tejido productivo, así como más participación de las mujeres.

Ha puntualizado que la agricultura del futuro requerirá que las empresas tengan cada vez mayor dimensión y más inversiones frente a desafíos como, por ejemplo, el aumento de las exigencias ambientales por parte de la Unión Europea (UE).

En ese sentido, ha advertido del peligro de que esos requisitos verdes propicien que a largo plazo el campo quede en manos de las empresas más competitivas o de fondos de inversión pero deje fuera a los pequeños productores, precisamente los más sociales, y a aquellas explotaciones que mantienen vivos los territorios.

Por ello, ha abogado por cambiar la PAC y adoptar medidas para que los productores puedan organizarse e integrarse en entidades como las cooperativas.

AMENAZAS Y OPORTUNIDADES

Pese a la crisis, Trenzado ha afirmado que existen oportunidades para los agricultores y ganaderos españoles, sobre todo para los que estén más «estructurados y organizados».

Ha defendido la evolución y la firmeza del sistema cooperativo español, sus avances en la digitalización y en las estrategias empresariales para incorporar talento joven.

En relación a las exportaciones, ha señalado ejemplos como la continuidad de los envíos al mercado británico pese al Brexit, porque el Reino Unido «no midió su paso» y ahora necesita abastecimiento.

En cuanto a los sectores en los que España es deficitaria, ha reconocido que las cotizaciones para los productores de cereal son altas pero los costes «aprietan», lo que se ha unido al impacto de la sequía.

En cualquier caso, para aprovechar los mercados, las cooperativas abogan por acuerdos comerciales «coherentes» entre la UE y países terceros que den «seguridad jurídica» y que impliquen reciprocidad en las normas fitosanitarias y sobre bienestar animal.

(Texto: Mercedes Salas / Efeagro)