Si las previsiones de la cosecha de cereales no son nada favorables por culpa de la climatología, las condiciones climáticas también empiezan a marcar las previsiones de cosecha de cara a la próxima vendimia. Así, Asaja Córdoba ha celebrado, con Juan Manuel Centella como presidente y con gran participación e interés de los representantes del sector, su sectorial vitivinícola en Montilla (Córdoba) tratando la actualidad del cultivo, la previsión de cosecha para la campaña 2022/2023, que se prevé corta en producción, y analizando la situación del mercado.

Respecto a la previsión de cosecha, debido a las condiciones climáticas, se espera que sea corta en producción por lo que se espera similar a la de la campaña anterior que ya fue baja. La sequía acumulada y las altas temperaturas de hace quince días han hecho que se pare el crecimiento y la uva se aclare.

Hay que tener en cuenta también que se siguen arrancando hectáreas de viña, se han superado las 300 hectáreas arrancadas quedando la zona actualmente con 4.400 hectáreas de viñedo de variedades blancas, la tinta prácticamente ha desaparecido en la zona quedando en torno a 200 hectáreas.

Respecto a las plagas, acbe destacar que ha habido algún foco de araña y parece que el oídio no está afectando. Hay una falta de cuidado de la viña debido a la gran subida de los costes de producción y a la escasez de mano de obra especializada.

Respecto a la situación del mercado, arranca la campaña con el vino prácticamente vendido por parte de cooperativas y bodegas. No se conocen tendencias de precios pero desde la organización creen que es fundamental que con las cortas producciones esperadas los precios suban para que pueda remontar el sector. «Es asignatura pendiente de la zona potenciar la innovación, sacar lo mejor del producto, promocionarlo, venderlo y apostar por lo nuestro», señalan..