Las comunidades de regantes de la comarca de Baza, beneficiarias de los 18,5 hm3 para riego desde el embalse del Negratín que contempla el Plan Hidrológico del Guadalquivir, presentaron el pasado viernes los proyectos hidráulico y fotovoltaico para el abastecimiento común. Se trata de una infraestructura en alta que dará servicio a las distintas comunidades de regantes de la comarca.

En el mismo acto, celebrado en el salón de actos del Museo Arqueológico de Baza, se firmaron los contratos para la redacción de los proyectos con los representantes de las empresas Aljisur Ingeniería, SCA, para el proyecto hidráulico y Protoges, SL., para el proyecto eléctrico y fotovoltaico.

Las comunidades beneficiarias, que suman una superficie de 6.200 ha para consolidación de regadíos y 2.600 comuneros son: Comunidad de Regantes Fuente San Juan (Baza); Zabroja Zújar Freila (Zújar y Baza); Siete Fuentes Negratín (Baza y Caniles); Llanos de Caniles (Caniles y Baza) y Santo Ángel (Zújar).

EL PROYECTO  AFECTA A MÁS DE 2.500 FAMILIAS DE LA COMARCA, INVOLUCRADAS EN EL DESARROLLO RURAL Y EN LA LUCHA CONTRA LA DESPOBLACIÓN

José Antonio Azor, presidente de la Comunidad de Regantes Siete Fuentes Negratín, agradeció la asistencia al acto de los alcaldes y representantes municipales de los cuatro municipios afectados, al director de la OCA de Baza, Fernando Rodríguez, al resto de autoridades y a los regantes asistentes. También resaltó la importancia de la unión de las Comunidades de Regantes en este proyecto y la próxima constitución de una Junta Central o Comunidad General para la gestión conjunta de las infraestructuras hidráulicas y energéticas.

Explicó la importancia social del proyecto que afecta a más de 2.500 familias de la comarca, involucradas en el desarrollo rural y en la lucha contra la despoblación, con un proyecto muy innovador de ingeniería desarrollado con tecnología propia junto a la Universidad de Granada, y que servirá de motor para desarrollar la agricultura y la agroindustria de toda la zona, siendo un ejemplo de desarrollo y uso de nuevas tecnologías hidráulicas y su implementación con las energías renovables.

Por su parte Cándido Montes, indicó que todavía están pendientes las concesiones definitivas por parte de la CHG, si bien confía en que el próximo año sean otorgadas y así poder realizar las obras con garantía.

En cuanto al Plan de Inspección de pozos ilegales sobre el terreno que viene realizando la CHG en la comarca de Baza, los presidentes han manifestado su apoyo, debido a que “el regadío ilegal nos perjudica a todos y los acuíferos deben preservarse”.

El objetivo de la recuperación de los acuíferos de la comarca de Baza es la gran apuesta del proyecto presentado por las comunidades, ya que se trata de sustituir las aguas subterráneas de los regadíos legales por aguas superficiales del embalse del Negratín. De hecho, en la tramitación de las concesiones, más de 500 pozos legales con concesión pasarán a uso doméstico, eliminando su presión sobre los acuíferos, en consonancia con el objetivo marcado por el Plan Hidrológico de alcanzar el buen estado de las masas de agua subterránea en el territorio.

Este esfuerzo de las Comunidades debe ser complementario a las actuaciones en los abastecimientos de agua potable en la comarca de Baza, ya que el Plan Hidrológico aparece también contemplada la sustitución de agua subterránea para el abastecimiento por un máximo de hasta 4 hm3 de aguas superficiales procedentes del embalse de El Portillo, proyecto que no solo garantizaría el abastecimiento de los 30.000 habitantes de la comarca y los regadíos de la Comunidad del Portillo de Castril, sino la consiguiente recuperación del acuífero y el mantenimiento de la agricultura tradicional a partir de los manantiales de la comarca.

El proyecto de infraestructuras comunes que han presentado las comunidades de regantes supone la construcción de 42 km de tubería telescópica, tres impulsiones para un caudal de 2.200 l/s y 7 balsas para la regulación de 750.000 m3, todo ello monitorizado mediante sistemas de telecontrol y telelectura. La energía para el accionamiento de los bombeos procederá de energías renovables mediante un campo solar fotovoltaico de más de 10 ha de superficie y las líneas de transporte eléctrico hasta los bombeos, utilizando un sistema patentado conjuntamente con la UGR, que aúna el diseño hidráulico con los sistemas fotovoltaicos, aumentando significativamente el rendimiento del bombeo solar.