A estas alturas del año, se puede debatir si va a haber renacionalización de las ayudas de la PAC o no, tal y como insiste en querer aclarar el comisario Phil Hogan, o se podrá discutir si los recortes anunciados serán del 30% que dijeron al principio o del 5-10% que han señalado al final para parecer que se cede, pero nadie puede creer que habrá recortes y cambios importantes en la reforma de la PAC. Nadie… salvo las CCAA, que parecen seguir viviendo al margen de la realidad y siguen apostando por exigir una PAC «fuerte» como si hubiera mucho margen de negociación. Parece que buscan más el titular que contente a su público que comenzar a preparar una estrategia sobre lo que le viene encima al sector.

Así, este lunes 2, los consejeros de Castilla y León o Andalucía o el Foro Asturias coincidieron en seguir vendiendo humo en lugar de realidades en sus distintas comparecencias ante la reforma de la PAC.

La consejera de Agricultura y Ganadería de CyL, Milagros Marcos, ha reclamado una PAC «fuerte y bien financiada en todo lo que son ayudas directas con fondos comunitarios, 1.200 millones anuales en el caso de Castilla y León».

Del total, 900 millones son exclusivamente de ayudas directas que actualmente se financian al cien por cien con fondos comunitarios «y el primer planteamiento es que siga siendo así», ha afirmado Marcos, que advertía de que si no se consigue una Política Agrícola Común (PAC) fuerte y bien financiada se corre el riesgo de un notable encarecimiento de los productos agroalimentarios.

Por su parte, el consejero andaluz de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha instado al Gobierno a luchar por una Política Agrícola Común (PAC) «fuerte y bien dotada presupuestariamente», de modo que «no disminuyan los recursos» a Andalucía y Jaén, además de sin cofinanciación ni renacionalización de las políticas.

Asimismo, insta al Ejecutivo central defienda la reforma de la PAC con un presupuesto suficiente, que «evite cualquier tipo de cofinanciación» y que tampoco se dirija «a una renacionalización» de estas políticas, puesto que en ese caso se dejaría «todo al albur de lo que decidan los estados miembros».

Finalmente, la senadora de Foro Asturias, Rosa Domínguez de Posada, pedirá en la Comisión de Agricultura que el Ministerio de Agricultura explique cómo van a afectar a Asturias las directrices de la nueva Política Agraria Común (PAC) y cómo va a defender nuestras peculiaridades dentro de las regiones ultraperiféricas y de montaña».

La parlamentaria planteará esta cuestión tras la reciente publicación de las líneas maestras de la reforma de la PAC, entre ellas un límite máximo de las ayudas por explotación y un mejor reparto de ellas entre los países de la UE. Para la senadora resulta indispensable anticiparse antes de que las directrices se consoliden y se plasmen en textos prácticamente irreversibles y sea ya demasiado tarde para hacer exigencias.