Ante el inicio de la vendimia 2021, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) reclama que las buenas perspectivas comerciales para los vinos españoles se traduzcan en unos precios rentables para los viticultores.

Las prácticas especulativas de grandes bodegueros e industriales no deben frenar de forma artificial la subida de precios de la uva que dibujan los fundamentos del mercado de oferta y demanda:

MENOS OFERTA….

Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha, región que influye de forma decisiva al generar el 50% de la producción total española, acaba de ajustar su previsión de cosecha para la región en esta vendimia a unos 22,5 millones de hectolitros de vino y mosto, lo que supondría un descenso de algo más del 20% respecto de los 28,5 millones de hl que se obtuvieron en la campaña anterior.

Con esta corrección a la baja en Castilla-La Mancha (por los calores estivales y el estrés hídrico al que está siendo sometida la viña), se prevé que en España la producción ronde los 39-40 millones de hl de vino y mosto, lo que dibujaría una cosecha media-baja que vendría en gran parte a compensar el exceso de existencias de vino acumulado como consecuencia de la bajada de consumo provocada por la pandemia en la pasada campaña.

Esta merma productiva se venía anunciando desde hace meses y se debe, fundamentalmente, a los efectos causados por la borrasca invernal Filomena, que provocó importes daños en madera y yemas de las viñas en las principales zonas vitícolas, así como a la incidencia añadida de posteriores heladas tardías y diversas tormentas con pedrisco.

Los grandes países productores, Francia e Italia, esperan reducciones aún más acusadas por las heladas tardías, lo que mejorará la perspectiva comercial de los vinos españoles. La producción francesa de vino en 2021 podría situarse, según el ministerio de Agricultura galo, en un nivel históricamente bajo. Las autoridades francesas prevén una caída de entre 24% y 30%, debido también a algunas enfermedades de la vid, como oídio y mildiu, que proliferaron debido a las lluvias de verano, lo que debe ayudar a tener unos precios rentables en España.

Por su parte, la organización de empresas agroalimentarias Coldiretti prevé que la producción vitivinícola italiana en la campaña 2021/22 se mueva en una horquilla de entre los 44 y los 47 millones de hectolitros. Esta previsión, efectuada a principios del mes de agosto que, por tanto, podría haberse visto ya superada por la climatología, supondría una reducción cercana al 10%.

…MÁS DEMANDA

Entre los factores que más están influyendo en un mayor dinamismo en el mercado del vino se encuentra el aumento del consumo en el ‘canal Horeca’, por la recuperación de la actividad en bares y restaurantes y el tirón del turismo nacional tras la fase más grave de la pandemia, lo que debe empujar para tener unos precios rentables. La propia Federación Española del Vino (FEV), espera “para mediados de 2022”, haber superado la crisis generada en el sector por la pandemia y volver a las ventas de 2019.

Este hecho también se ha producido a nivel mundial, lo que ha tenido su reflejo en el aumento de las exportaciones. De momento, el mes de mayo, último dato conocido, ha sido el mejor mayo de la serie histórica en cuanto a exportaciones y ello ha propiciado que en los cinco primeros meses de 2021, los crecimientos sean ya del 15% en valor y del 21% en volumen, alcanzándose los 935,3 millones de litros y los 1.122,9 millones de euros. La supresión de los aranceles de entrada a EEUU también ha influido en estas cifras. Se  abren expectativas comerciales para los vinos y resto de transformados vitivinícolas españoles, tanto para abastecer a los mercados comunitarios como aquellos a los que Francia e Italia suministran habitualmente.

…Y ¿ MEJORES PRECIOS PARA NUESTROS VITICULTORES?

Las primeras tablillas de precios de la uva publicadas por Bodegas Félix Solís para la Denominaciones de Origen Valdepeñas, La Mancha, IGP Tierra de Castilla y vino común no reflejan la situación real del mercado. Si cogemos como ejemplo el caso de la uva tempranillo para IGP Tierra de Castilla, una de las variedades tintas más representativas, nos encontramos que el precio reflejado en tablilla para 2021 sería de 0,20€/Kg, una ligera subido respecto al año COVID (0,17€/Kg), pero inferiores a la vendimia 2019 (0,25€/l). Además, se sitúan por debajo de los costes medios de producción para esta variedad según los estudios de  la OIVE y de la Universidad de Castilla La Mancha (0,27€/kg).

En este sentido, COAG pide a los viticultores que no entreguen uva sin contrato y a precios por debajo de costes. En el caso de encontrarse algún contrato de compra-venta con cláusulas abusivas en las que les obliguen a reconocer costes de producción falsos, COAG pone a disposición sus servicios jurídicos para tramitar una denuncia ante la AICA (de forma totalmente anónima) por incumplimiento de la Ley de Cadena Alimentaria.