Pese al enfado del sector con el arranque de cada campaña y las acusaciones de hasta sufrir amenazas del Ministerio de Trabajo, la Subdelegación del Gobierno de Albacete ha anunciado que este año reforzará la inspección de trabajo durante esta campaña de vendimia gracias a la disponibilidad de un mayor número de efectivos dedicados a vigilar y controlar el cumplimiento de las condiciones laborales de los temporeros y de las medidas higiénico-sanitarias frente a la covid-19.

Así lo ha avanzado este miércoles el subdelegado del Gobierno, Miguel Juan Espinosa, en el transcurso de la reunión de coordinación que ha mantenido con la Inspección de Trabajo, la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía, con el fin de fijar los criterios de actuación de inspección de trabajo durante la campaña de vendimia que comenzará en breve en esta provincia.

Espinosa ha manifestado que desde la Subdelegación del Gobierno se va a estar especialmente vigilante para garantizar las condiciones laborales de los temporeros y el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias necesarias frente al coronavirus en las explotaciones agrarias durante la vendimia.

En este sentido, según ha informado la Subdelegación en un comunicado, Espinosa ha animado a los empresarios agrícolas a continuar con las contrataciones de temporeros, de acuerdo con la normativa laboral y las correspondientes altas en la Seguridad Social, para evitar así, ha añadido, la figura de los intermediadores.

El subdelegado del Gobierno en Albacete ha agregado que con el cumplimiento de la normativa laboral establecida, la vendimia puede desarrollarse en condiciones de legalidad y dignidad con los trabajadores contratados.

También ha subrayado los buenos resultados obtenidos en la pasada campaña, fruto de la coordinación entre la Inspección de Trabajo y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y ha destacado la elaboración de un nuevo calendario de actuaciones conjuntas para visitar las explotaciones en las que se estén realizando los trabajos de recolección.