La Unión Europea ha ganado una disputa comercial que interpuso contra Rusia ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por sus restricciones a las importaciones de cerdos, así como a su carne y otros productos porcinos.

La organización, que actúa como instancia de arbitraje entre países miembros, emitió un dictamen en el que indica que las medidas restrictivas del comercio establecidas por Rusia son contrarias a sus obligaciones comerciales internacionales.

La norma infringida es el Acuerdo de la OMC sobre Medidas Sanitarios y Fitosanitarios, y el litigio tiene que ver con la prohibición de la importación de una variedad de productos porcinos procedentes de la UE, así como prohibiciones individuales de importaciones desde Letonia, Lituania y Polonia.

rusia recibía una cuarta parte de todas las exportaciones de la UE de esa gama de productos

El argumento ruso para adoptar la medida fue la detección de varios casos de fiebre porcina africana en los referidos países en los primeros nueve meses de 2014, incluyendo áreas restringidas debido a la transmisión de esta enfermedad animal.

A finales de ese año, las autoridades de Rusia impusieron restricciones a todos los países de la UE, lo que Bruselas juzgó como una reacción desproporcionada ante un problema que estaba geográficamente muy localizado.

Antes de que Rusia levantara esa barrera a las importaciones de cerdos y sus productos derivados, la UE era su mayor proveedor, por un valor de 1.400 millones de euros en 2013.

Ese valor representaba a su vez una cuarta parte de todas las exportaciones de la UE de esa gama de productos, en particular los que procedían de Holanda, Alemania y Dinamarca.