Después del aumento de los controles al 20% a los limones turcos, un mes más tarde la UE ha adoptado una decisión similar para los pomelos turcos. La Comisión europea ha informado a la Interprofesional del Limón y el Pomelo (Ailimpo) de esta decisión, que ya solo está pendiente de la publicación en el Diario Oficial de la modificación del anejo 1 del Reglamento 2019/1973.

Desde el inicio de campaña en septiembre, Ailimpo ha contabilizado 4 alertas en pomelos turcos por presencia de pesticidas prohibidos en la UE (clorpirifos y clorpirifos-metil). Una situación sin precedentes, y que confirmaba las deficiencias del sistema oficial turco de control sobre la comercialización y uso de productos fitosanitarios. Al mismo tiempo, Ailimpo solicitaba a la Comisión europea la adopción de medidas con carácter urgente.

La Comisión europea ha reaccionado rápidamente y ha decidido aumentar el control oficial a los pomelos turcos hasta el 10% (anteriormente solo se hacían controles aleatorios sin un porcentaje mínimo) de modo que 1 de cada 10 camiones de pomelos turcos que entran en la UE deberán estar sometidos a controles estrictos en frontera de análisis de pesticidas. Esta medida entrará previsiblemente en vigor a finales de diciembre.

La propia Comisión europea ha confirmado la gravedad de la situación con Turquía, y de forma clara confirma que “en relación con las partidas de pomelos procedentes de Turquía, los datos resultantes de las notificaciones en el RASFF y la información relativa a los controles oficiales realizados por los Estados miembros indican la aparición de nuevos riesgos para la salud humana, debido a una posible contaminación por residuos de plaguicidas. Por lo tanto, es necesario exigir un mayor nivel de controles oficiales en las entradas de dichas partidas. Por tanto, las entradas de esta mercancía procedentes de Turquía deben incluirse en el anexo I del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/1793, con una frecuencia de controles de identidad y físicos fijada en el 10%”.