Después de varias reuniones y con el apoyo del Ayuntamiento de Baza, vuelven tiempos de esperanza y alegría en la Vega de Baza con la recuperación de las fuentes tradicionales de la mano de la Comunidad de Regantes Siete Fuentes Negratín. Fuentes llenas de historia y de leyendas que los regantes rememoran al rehabilitar y limpiar sus cauces.

La última actuación ha consistido en recobrar la fuente del tío Félix o la Higuerilla, lugar de abrevadero para ganado y de donde se abastecían de agua clara los cortijos de la Huerta Real. Antonio Mirón, Manuel y Antonio han sido los artífices de la recuperación de esta fuente que bien podría llamarse de la juventud por rejuvenecer a estos mayores.

Cuenta la nieta del tío Félix, Carmen Sánchez, que en los años 70 del siglo pasado vinieron del Tesorero, en la Sierra de Baza, para asentarse en uno de los cortijos de Huerta Real, y que había una poza de agua clara de donde sacaban el agua pero se levantaba el cieno y se enturbiaba. Así que el tío Félix, junto al vecino José hicieron una zanja para buscar el venero y lo canalizaron, construyeron la fuente y le pusieron un caño para beneficio de todos, ya que desde entonces no se enturbiaba el agua y las cántaras se llenaban sin tanto esfuerzo. Venían de Baza por el sabor del agua, cuyo acceso está por la antigua vía del tren cogiendo la vereda del Palomar, ahora vallada. Era la única fuente de agua potable que abastecía al ganado y a los cortijos de la zona, siendo los sobrantes utilizados para riego en Fuentezuelas.

se está recuperando el respeto por estos cauces de origen íbero y medieval que han fertilizado las vegas

Y es que los regantes, aun en su mayoría en edad avanzada, se están organizando para la limpieza de los “comunes”, manteniendo así las acequias históricas y recuperando los azarbes. De esta forma se está recuperando el respeto por estos cauces de origen íbero y medieval que han fertilizado las vegas y contribuido de forma esencial al abastecimiento de alimentos a la población.

La Comunidad de Regantes Siete Fuentes Negratín, ha puesto en marcha esta campaña para la recuperación de caudales y ante la amenaza que está suponiendo la proliferación de de las llamadas nuevas casas de campo o chalets, cuyos propietarios no respetan las tradiciones agrícolas, no aprecian el valor de las acequias y sus servidumbres, ni tienen estima por los predios vecinos, por el contrario, vallan las acequias, las canalizan para construir encima de ellas, cortan los pasos, incluso vierten sus aguas residuales a las acequias públicas de la Comunidad sin importarles que es un bien común que hay que preservar.

José Antonio Azor, Presidente de la Comunidad de Regantes Siete Fuente Negratín, ha agradecido a los regantes la gran labor que están realizado en el restablecimiento del riego del pago de Pliego y Fuentezuelas y ha destacado que  “se están recuperando los ecosistemas de la vega y su gran biodiversidad de flora y fauna, destacando los anfibios, que estaban casi desaparecidos y han vuelto a croar las ranas”.