La organización agraria UPA en Castilla y León ha considerado este miércoles 21 un «nuevo mazazo» para el sector remolachero de la Comunidad Autónoma la «injustificada» subida del IVA a las bebidas azucaradas al 21 por ciento.

UPA ha expresado su apoyo a los agricultores de remolacha de España, en especial a los de Castilla y León, donde se produce en 85% del azúcar en España, y ha exigido la retirada de la propuesta de establecer un impuesto especial a las bebidas carbonatadas y azucaradas.

«UPA Castilla y León considera un despropósito la intención del Gobierno de subir el IVA de las bebidas azucaradas y edulcoradas del 10 % al 21 %», ha manifestado esta organización en un comunicado, que se suma al rechazo de la industria contra esta propuesta.

Esta decisión es «un nuevo atropello contra uno de los sectores que como el agrario, con más dedicación y responsabilidad está trabajando durante la crisis del coronavirus para aportar alimentos a la sociedad, y que además es importantísimo para la economía de Castilla y León», ha sostenido.

UPA ha denunciado «este mazazo que es el nuevo ataque injustificado» a un alimento tan básico como el azúcar, fundamental en una dieta equilibrada y saludable, al que se intenta «demonizar» como si su consumo fuese una especie de atentado contra la salud.

«Nuestra organización considera que esta decisión política solo responde al interés recaudatorio del Estado y que no tiene en cuenta el enorme perjuicio que supone para los productores de remolacha y para la industria que utiliza el azúcar en múltiples alimentos y bebidas, cuyo consumo moderado y equilibrado no solo no es perjudicial para la salud sino, muy al contrario, altamente recomendable», ha argumentado UPA.

Ha agregado en este sentido que incluso la propia Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha cuestionado la medida y ha apostado por la exención de impuestos en los alimentos saludables.