Tras la reunión que mantuvo esta semana con todo el sector agroalimentario y que ha tenido como respuesta que se mantengan las movilizaciones de todo el sector agrario, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha reiterado que no hay soluciones concretas a la crisis del campo y por eso ha reivindicado este miércoles 1 en el Congreso «el diálogo y el trabajo» para dar una respuesta al aumento de los costes de producción que están afectando al campo español.

Planas ha respondido a una pregunta de la diputada del grupo popular Milagros Marcos sobre los planes que tiene el Gobierno para solucionar los problemas que están «asfixiando» al sector primario.

El ministro ha señalado que el incremento del precio de los fertilizantes y de los piensos son «cuestiones internacionales» a las que hay que dar una respuesta «mediante el diálogo y el trabajo».

«Continuaremos dialogando para intentar solucionar los problemas», ha apuntado Planas, que ha expresado su compromiso con el sector agroalimentario.

El responsable ha enumerado algunas de las últimas medidas tomadas por el Ejecutivo, como la aprobación ayer por el Consejo de Ministros de casi 257 millones de euros para el plan de seguros agrarios, 40 millones para la integración y competitividad de las cooperativas, y los cambios estructurales para la renovación de la maquinaria agrícola.

Marcos ha criticado que los agricultores y ganaderos españoles son «los únicos» que tienen que competir con países terceros que producen más barato y con países europeos que han reducido impuestos y aumentado las ayudas en vez de decirles a los productores «que se busquen la vida en los mercados».

En su intervención, Planas también ha defendido la reforma de la ley de la cadena alimentaria, que previsiblemente aprobará mañana el Congreso de manera definitiva y que era «la primera demanda de las organizaciones agrarias» ante los bajos precios en el campo.