UPA-UCE Extremadura denuncia la complicada situación que atraviesa el sector del ovino por la sequía y los bajos precios que están recibiendo los ganaderos, sobre todo en este último año.

A pesar de que Extremadura continúa siendo la primera comunidad autónoma en producción de ovino, representando el 22,4% de la cabaña ganadera a nivel nacional, el sector vive una situación “muy grave” debido a una sequía “catastrófica” que ya ha generado pérdidas por casi 100 millones de euros a los ganaderos, a la que, además, se añaden los problemas para dar de beber al ganado en las explotaciones. “Los precios que perciben los ganaderos por sus animales son este año especialmente bajos a pesar de que los costes de producción se han disparado por la sequía”, denuncian desde la organización agraria.

Por ello, UPA-UCE reclama la puesta en marcha de “medidas urgentes” por parte de las administraciones para hacer frente a este problema provocado por la sequía y los bajos precios.

En esta línea demandan que se corrijan los datos del seguro de sequía en pastos (que no está reconociendo la sequía real) y, por otro lado, que se abra una línea de ayudas para la apertura de pozos, abrevaderos y transporte de agua para abastecer al ganado.

Otro de los problemas que tiene el sector es la caída del consumo, situado en un 50% en los últimos diez años en los hogares españoles. Por eso, desde UPA-UCE exigimos el cumplimiento de un etiquetado correcto de la carne de ovino como contempla el reglamento comunitario, que exige especificar en la etiqueta el país de cría, sacrificio y de origen. “La bajada del consumo viene derivada, en gran medida, por el rechazo que genera en el consumidor la compra de carne de otros países como si fuera española”, explica el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas.

La organización ya ha denunciado en varias ocasiones el problema del incumplimiento del etiquetado permitido por las comunidades autónomas, que son quienes tienen la competencia y “creemos que ya es hora de que se tomen cartas en el asunto”.

“Las administraciones deberían valorar más este sector por la importancia social y medioambiental que tiene para garantizar el mantenimiento de nuestra cabaña ganadera”, apuntan desde UPA-UCE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here