Las lluvias de estos días están provocando que los agricultores del Bajo Guadalquivir aumenten cultivos que, en principio, habían abandonado o estaban descartados por la sequía, hasta el punto de que cultivos como el del trigo, que estaban a un 15% de la superficie habitual, han aumentado hasta un 50% en previsión de que tenga agua suficiente para crecer.

Así lo ha explicado a Efeagro el responsable nacional de transformados de COAG, Diego Bellido, que ha señalado que el volumen de lluvia que ha caído en estos días sobre la comarca, centralizada en Lebrija, está en 52-60 litros por metro cuadrado, y aunque no es demasiado alto, «ha animado a agricultores a plantar cuando habían decidido no hacer nada este año».

Entre los ejemplos más notables, ha señalado a la coliflor y al brócoli, que tenía unas 250 hectáreas plantadas hasta mediados de noviembre, y ahora han aumentado hasta 750.

Mención aparte, ha dicho, merecen cultivos como los de la zanahoria y la cebolla, que estaban descartados este año, «pero que la gente se ha lanzado a sembrar», e incluso la cooperativa Las Marismas, ubicada en la misma localidad, ha regalado las plantas que ya tenía almacenadas para ser destruidas con el fin de aprovechar este periodo de lluvias.

Ha dicho también que la remolacha de azúcar, «que estaba prácticamente desaparecida», ahora tiene unas 2.500 hectáreas, para concluir que «aunque estas lluvias no solucionan el futuro, sí garantizan que estos cultivos podrán crecer sin aportaciones hídricas».

Y lo positivo es que las lluvias seguirán siendo abundantes en buena parte del país, con siete comunidades en alerta, también por fenómenos costeros, tormentas y viento, especialmente en Andalucía, en nivel de riesgo naranja, por acumulaciones de hasta 30 litros por metro cuadrado en una hora y rachas de 70 kilómetros por hora, según las previsiones del Aemet.

Además de Andalucía, se encuentran también con riesgo meteorológico, aunque, en amarillo, ligeramente inferior al de la anterior, las comunidades de Baleares, Castilla y León, Extremadura, Galicia, Murcia, Comunidad Valenciana, y también la ciudad autónoma de Ceuta.

En Andalucía, las lluvias serán abundantes y generalizadas en toda la comunidad, pero especialmente en las provincias de Málaga y Cádiz, en donde además se registrarán fuertes tormentas y mucho viento, así como fenómenos costeros.