La Semana Santa, como era de prever, no ha sido especialmente significativa en los mercados mayoristas de los cereales, aunque sí ha propiciado una subida de los precios en las mayoría de las categorías, como maíz, trigo blando o cebada, aunque esta ‘resurección’ sea más matemática que real, ya que estos días de festividades acumuladas no ha movido significativamente los mercados, con apenas operaciones.

Pero, una semana más, según la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (ACCOE) esta falta de actividad no ha frenado la caída del trigo duro, acentuando su ‘pasión’ y provocando nuevos descensos en sus cotizaciones, que ya superan el 20% desde que comenzara el año tras prácticamente dos meses de caídas continuadas desde que comenzara el año.

Un mercado de cereales que sigue sin reaccionar a pesar de que las previsiones de cosecha empiezan a preocupar por culpa de la sequía que azota ahora a Castilla y León, pero que también está dejando sus secuelas en Extremadura o Andalucía, donde ya se esta dando la voz de alarma ante la ausencia de lluvias.

Así, durante la Semana Santa pasada, según los últimos datos recopilados por la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (ACCOE), lo más significativo fue el descenso que se registró en el precio del trigo duro que disminuyó 1 euro por tonelada, al pasar de 203,50 euros a 202,50 euros por tonelada.

En cuanto a los demás granos, hubo aumentos poco significativos, según los comerciantes. El trigo blando cotizó a 169,94 euros por tonelada (+0,26 euros/tonelada respecto a la semana anterior); el maíz a 177 euros por tonelada (+0,12 euros/tonelada); y la cebada 151,70 euros por tonelada (+0,12 euros/tonelada).

La cebada maltería se situó de media en 159,71 euros por tonelada, según los datos de ACCOE, al mismo nivel que en la semana anterior.