La apuesta por la calidad preside la importante evolución de la SCA Oleícola Baeza en estos últimos 25 años. Una decisión adoptada por el actual consejo rector que sirve de trazo por el que se guiará la cooperativa en los próximos 25 años. Así quedó patente en el acto de aniversario celebrado el sábado 24 y donde las autoridades, los ex presidentes y los socios presentes han querido mostrar su respaldo más absoluto hacia el objetivo de crecer y produciendo cada año más aceite de oliva virgen extra de la máxima calidad.

Un acto en el que la alcaldesa de Baeza, Lola Marín; el delegado del Gobierno andaluz, Jesús Estrella; el diputado de Agricultura, Pedro Bruno; y el presidente de la cooperativa, Román León, han destacado los logros obtenidos y las tareas pendientes por realizar en un futuro donde la calidad, la sostenibilidad y el oleoturismo centrarán los ejes de trabajo.

Han pasado 25 años desde que, en 1995 un grupo de agricultores con inquietud vio la necesidad de crear una nueva cooperativa: la SCA Oleícola Baeza. Desde entonces la evolución ha sido constante, tanto que, en los últimos años, la apuesta por la calidad y la diferenciación ha hecho que el actual consejo rector adoptara decisiones para aumentar la capacidad de envasado, producir aceite temprano, instalar una deshuesadora, una nueva caldera y una centrifugadora más grande. Además, se ha cambiado la imagen corporativa creando una nueva marca de aceite, Campos de Biatia, con un AOVE Premiun, la Dama Íbera, que ha obtenido premios y reconocimientos nacionales e internacionales.

La cooperativa sigue con su objetivo de crecer y entre sus proyectos de futuro caben destacar un proyecto de oleoturismo con una nueva tienda para la mejor presentación y venta de los productos y hacer la cooperativa más visitable. Desde 1995 hasta el día de hoy, Oleícola Baeza ha crecido hasta alcanzar los 308 socios de capital y 100 arrendatarios, con unas producciones medias en los últimos 4 años de 12 millones de kilos de aceituna procedentes de 165.000 olivos y de los que se obtienen 2,7 millones de kilos de aceite de oliva.

El presidente de Oleícola Baeza, Román León, se muestra muy satisfecho con la evolución de la cooperativa en estos 25 años. “Nuestra cooperativa es de un tamaño medio en cuanto a número de socios, pero ya llevamos varios años en los que hemos consolidado un cambio de mentalidad y tendencia en la que apostamos por el aceite de calidad y por darle una imagen más modernizada a ese producto que elaboramos con tanto cariño. Todos los pasos que estamos dando en la cooperativa tienen varios objetivos fundamentales, especialmente el beneficio para el socio con la obtención de un mayor valor añadido, pero sin olvidar la apertura de nuevos mercados y el aumento de la comercialización y del número de hogares que disfrutan de nuestro AOVE. Y para conseguirlo tenemos muy claro en la junta rectora que hay que producir el mejor aceite de oliva virgen extra del mundo y tener una imagen que corresponda con los nuevos tiempos, pero sin olvidar el pasado histórico que tiene nuestra ciudad», concreta Román León.