La Reserva Regional de Caza Cameros-Demanda registró durante la pasada temporada 2016-2017 un total de 746 capturas de jabalí, un 10% más que el año anterior y la mayor cifra de los últimos doce años. Este dato confirma el aumento de este tipo de capturas que ya se inició en 2014. También, por segundo año consecutivo se ha moderado el descenso de las capturas de ciervo que se venía observando desde 2010. La pasada temporada se cazaron en la Reserva 561 ciervos en batida, unos pocos menos que el año anterior (578) pero lejos de los acusados declives de capturas de años atrás.

Estos y otros resultados se han dado a conocer durante de la reunión anual de la Junta Consultiva de la Reserva Regional de Caza Cameros-Demanda, en la que participaron representantes de la Dirección General de Medio Natural, de los ayuntamientos de la Reserva, de la Federación Regional de Caza y de Asociaciones Ecologistas.

En la reunión se analizaron los resultados cinegéticos de la temporada 2016-17. El total de piezas capturadas en la Reserva fue de 1.378, un 4% más que el año anterior. También han aumentado las capturas de corzo en rececho, con 13 ejemplares capturados frente a los 10 de  la temporada 2015-2016. En cuanto a los recechos de ciervo se expidieron 30 permisos y se abatieron 24 piezas, aunque no se llegó a la puntuación de broce en ninguno de los casos. Como complemento a los recechos de trofeo de ciervo se programaron recechos selectivos, concretamente 80, de los que adjudicaron 66.

En cuanto a la caza menor, la temporada 2016-17 se han disfrutado 444 permisos, continuando con la tónica de una mayor demanda de regionales y nacionales en comparación con la demanda de permisos por los cazadores locales. Destaca que no ha habido ninguna captura de conejo y tan solo 10 ejemplares de liebre, mientras que las de perdiz se mantienen con 142 ejemplares.