La reducción de módulos del IRPF aprobada por el Gobierno para hacer frente a situaciones excepcionales de 2016 y que Asaja estima que el conjunto de todas las reducciones puede implicar, con respecto a un año normal, una rebaja de la base imponible de unos 325 millones de euros, no convence a todo el mundo… ni siquiera a las propias organizaciones de la propia Asaja. Si a nivel nacional está contentos o desde Asaja Alicante se valora un ahorro de más de 9,5 millones… la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) exige la inmediata dimisión del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, «por la descomunal chapuza».

Pero las cíticas no sólo se ven en esta organización. Desde Coag se destaca que esta reducción de módulos del IRPF presenta «luces y sombras y aunque positiva es insuficiente». En la Unió de Llauradors se habla directamente de «insultantes reducciones fiscales».

AVA-ASAJA exige la dimisión de Montoro «por la descomunal chapuza que ha perpetrado»

El más duro ha sido AVA-ASAJA, que exige la inmediata dimisión del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por «la descomunal chapuza que ha perpetrado en la rebaja fiscal aplicada al campo valenciano, una mejora tributaria que de manera incomprensible» deja fuera a importantes términos municipales e incluso a comarcas prácticamente enteras cuyos cultivos se vieron gravemente afectados durante 2016 por adversidades climáticas tan devastadoras como la sequía, la gota fría o diversos episodios de heladas, pedrisco y viento.

“La discriminación de la Comunitat Valenciana, y en este caso concreto de su agricultura, por parte del Gobierno de Rajoy constituye un insulto intolerable, máxime cuando la publicación de la orden que recoge la disminución de módulos agrarios se produce un día después de que el Ejecutivo anunciase un acuerdo con el País Vasco en virtud del cual esa comunidad autónoma va a verse favorecida por miles de millones de euros”, lamentó el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado.

Sin embargo, esta organización agraria manifiesta también que la Generalitat ha contribuido de forma decisiva a ejecutar este desatino para el campo valenciano a través del pésimo y muy cuestionable trabajo que llevó a cabo la conselleria de Agricultura a la hora de elaborar el informe anual sobre las repercusiones negativas del clima en el sector agropecuario, un informe fundamental que luego se remite a Madrid para el que Ministerio de Hacienda elabore la lista de cultivos y municipios que posteriormente se beneficiarán de la rebaja fiscal.

“Los agricultores valencianos –sostiene Cristóbal Aguado– tenemos motivos sobrados para sentirnos irritados y profundamente decepcionados porque esta reducción de módulos del IRPF no refleja en absoluto la dura realidad de un sector que el año pasado perdió, sólo a causa de incidentes climáticos, más de 600 millones. Visto lo visto, da la impresión de que los políticos usan los fondos públicos en beneficio de su propia conveniencia e interés en lugar de hacerlo en función de las necesidades reales de la sociedad”.

La Unió ve una reducción de módulos del IRPF «totalmente incongruentes y crean agravios comparativos»

Para la Unió de Llauradors indica que la reducción de módulos del IRPF para los agricultores y ganaderos de la Comunitat Valenciana son «totalmente incongruentes y crean agravios comparativos entre agricultores según su lugar de empadronamiento y cultivo». En el caso de no ser rectificadas y subsanadas LA UNIÓ solicitará que se le declare persona non grata en la Comunitat Valenciana al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Así, ve que el Ministerio de Hacienda no ha tenido en cuenta las aportaciones del sector agrario valenciano y le discrimina tal y como está haciendo con la financiación autonómica o el Corredor Mediterráneo, entre otras cuestiones». Se trata de un sector abocado fundamentalmente a la exportación y que aporta mucho al PIB estatal gracias a los envíos al exterior y sin embargo el Gobierno central «no sólo no le compensa a pesar de estar sumido en una grave crisis de rentabilidad, sino que lo humilla con unas reducciones insultantes mediante un listado por orden alfabético de localidades como si fuera los premios de la lotería”.

También se destaca que la rebaja fiscal del Gobierno, a»parte de tener olvidos muy importantes y graves, establece diferencias en los módulos entre agricultores de pueblos vecinos que tienen la misma orientación productiva y han sufrido pérdidas de ingresos por las mismas causas».

Para COAG se reconoce a

Por su parte, COAG Andalucía considera que la decisión del Ministerio presenta luces y sombras, pues si bien hay sectores y zonas concretas que han visto reconocidas con la reducción de módulos del IRPF las dificultades atravesadas en el pasado año, hay otros, como es el caso del olivar o los productos hortícolas, que no lo han sido suficientemente o en todas las zonas afectadas, e incluso algunos, como los subtropicales o la flor cortada que ni siquiera aparecen en la Orden.

Así, por ejemplo, en el caso de los productos hortícolas, se ha aprobado un módulo de 0,18  para tomate en toda España, pero quedan fuera otros productos, como pepino, berenjena y pimiento, y algunas zonas. Así, el calabacín consigue el 0,18 en toda Almería y el espárrago, también 0,18 en toda Granada, al igual que la zanahoria en varios municipios sevillanos.

Lo mismo ocurre con el olivar, que se ve reducido, pero en municipios concretos (sólo cuatro en toda la provincia de Jaén, por ejemplo), y también con el algodón, cuyo módulo no baja en zonas de Sevilla y Cádiz, pero no en Córdoba ni Jaén.

El almendro está recogido de forma desigual, según provincias, y lo mismo ocurre con los cítricos (no reducidos en Córdoba ni Sevilla, por ejemplo, pero sí en zonas de Almería y Málaga) y con remolacha (reducida en Cádiz pero no en Sevilla). El módulo de viñedo se reduce en la zona productora de Huelva pero de manera un tanto arbitraria en Cádiz, ya que se incluyen Sanlúcar y Trebujena pero no Chipiona ni Jerez.