La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible es la encargada de gestionar la Red de Áreas Pasto-Cortafuegos de Andalucía (Rapca), una iniciativa que cuenta actualmente con 181 ganaderos implicados cuyos animales cubren alrededor de 5.700 hectáreas, ocho veces más que en sus inicios (700 hectáreas en 2005). Inicialmente, este servicio se concentraba en las provincias de Málaga, Cádiz y Granada pero actualmente cubre terrenos de todas las provincias de Andalucía.

La consejera en funciones, Carmen Crespo, ha valorado «la gran implicación de los pastores andaluces en la importante labor de prevenir los incendios forestales, una tarea en la que todos los ciudadanos tenemos mucho que decir y que ellos han convertido también en su trabajo diario».

«Desde la Junta, a través de los grandes profesionales que componen el Plan Infoca, trabajamos en la extinción de los incendios cuando es necesario y también en su prevención», ha aseverado la responsable de Desarrollo Sostenible, apuntando que en este ámbito «se realiza un trabajo continuado en el que la contribución de los ganaderos es un importante apoyo».

Además de la extensión forestal que está bajo esta modalidad de mantenimiento en Andalucía, en los últimos años también se han incrementado las cabezas de ganado que transitan por ella pastando para reducir, al máximo posible, los vegetales que podrían servir para avivar un fuego.

«De los 4.500 animales que comenzaron esta interesante labor hemos pasado ahora a superar los 100.000», ha destacado la consejera. En cuanto al tipo de ganadería, el ovino y el caprino son las más representativas al concentrar el 95% del total.

«El servicio de mantenimiento de áreas y líneas cortafuegos mediante ganadería en montes públicos es una muestra perfecta de cómo el aprovechamiento sostenible de las zonas naturales es positiva tanto para la sociedad, porque genera riqueza y oportunidades de negocio; como para el entorno, porque contribuye a evitar los incendios», ha explicado Crespo.

Además, la responsable de Agricultura ha apuntado que esta iniciativa de la Red de Áreas Pasto-Cortafuegos es un ejemplo también de «las múltiples sinergias que existen entre el potente sector agrario andaluz y la importante labor ambiental que ha que desarrollar en Andalucía para garantizar el buen estado de nuestro rico patrimonio natural».