Desde hace tiempo se está notando una batalla en contra del etiquetado Nutriscore, que penaliza, entre otros productos, al aceite, el jamón ibérico o algunas carnes o quesos. Y ahora el Ministerio de Consumo ha dejado patente el porqué de muchas de estas batallas, ya que pretende aprobar el sistema de etiquetado frontal Nutriscore antes de final de este año y utilizarlo como base para restringir la publicidad de alimentos menos saludables, sobre todo los dirigidos al público infantil.

Así lo han avanzado este miércoles 3 fuentes del Ministerio, que han apuntado que usarán la nota que otorga Nutriscore para legislar y restringir la publicidad alimentaria, ya que actualmente se rige por un código de autorregulación (PAOS) que «no funciona» y cuyos resultados son «terroríficos».

El departamento liderado por Alberto Garzón defiende la implementación de este sistema de etiquetado de forma voluntaria en España, ante la expectativa de que la Comisión Europea (CE) aborde en 2022 su obligatoriedad.

El algoritmo en el que se basa el Nutriscore concede una calificación u otra (en una escala de cinco, de la A a la E) acompañada de un color (de verde a rojo) tras analizar los elementos nutricionales cuyo consumo se recomienda limitar (calorías, grasas saturadas, azúcar y sal) y aquellos que son beneficiosos (proteínas, las vitaminas y las fibras).

Sin embargo, el sistema distingue entre productos con un mejor y peor perfil nutricional pero sólo dentro de una misma categoría; es decir, en el caso del aceite lo compara entre las diferentes grasas, pero no con los cereales de desayuno o la comida congelada.

El Ministerio pretende basarse en esa calificación una vez esté aprobado el sistema para legislar y poder restringir la publicidad especialmente infantil de alimentos y bebidas, con mayores restricciones para aquellos productos con peores notas.

EL SECTOR CÁRNICO CUESTIONA EL NUTRISCORE Y PIDE OBJETIVIDAD PARA TODOS LOS PRODUCTOS

Por su parte, y dentro deesta batalla, el Área Técnica de FECIC ha reunido a los técnicos de 70 empresas en un encuentro digital para tratar temas de actualidad que afectan al sector. Entre estos se ha encontrado como punto destacado el Nutriscore, que el sector considera que debería aplicarse de la misma manera en todos los Estados miembros que han apostado por este sistema de etiquetado y sin excepciones. También se ha analizado la situación actual de los distintos sistemas de etiquetado existentes a nivel comunitario, concluyendo sobre la necesidad de unificarlos, para facilitar el etiquetado por parte de las empresas.

Otro punto tratado ha sido la diferencia entre producto cárnico y preparado de carne, exponiendo el estado actual de los trabajos del proyecto que FECIC está llevando a cabo, junto con otras asociaciones de otros Estados miembros (Italia, Francia Dinamarca, Alemania, Holanda, Austria Bélgica y Polonia), para disponer de un sistema objetivo para la diferenciación entre un producto cárnico y un preparado de carne, mediante un sistema de clasificación de los derivados cárnicos basado en el grado de conservación de las características de la carne fresca por medio de la evaluación de sus espectros VIS/NIR. Se espera que esté ya disponible a finales de este año.

Respecto al tema de nitritos y nitratos en los productos cárnicos, se ha comentado la última propuesta de la Comisión Europea en relación a su uso, analizando el impacto que pueden tener para el sector cárnico unos nuevos niveles de uso de estos aditivos, más restringidos.