UPA está analizando con su equipo jurídico la opción de recurrir judicialmente la cláusula de Agroseguro por la cual a los agricultores que han asegurado sus parcelas y que tienen ‘siniestro total’ se les cobra un canon por las siegas que no se podrán cosechar.

La organización ya ha denunciado la injusticia que supone que los agricultores cerealistas que han asumido un coste elevado por asegurar sus parcelas frente a la sequía se encuentren «penalizados» en la indemnización que les corresponde por un canon que supone 0,16 euros/kilo en los primeros 250 kilos/hectárea.

La medida sólo viene recogida en la página web de Agroseguro, por lo que UPA le pide que «recapacite y la retire»

UPA considera que esta «condición impuesta al que suscribe el seguro en muchos casos la desconoce el propio afectado, puesto que no tiene acceso a ella excepto si acude a la página web de Agroseguro para informarse. En este caso, en muchas zonas de Castilla y León a día de hoy no existe una conexión segura y suficiente para acceder a internet, por lo que a todos los efectos la mencionada cláusula resulta oculta en el momento en que es imposible conocer su existencia».

UPA exige a Agroseguro, que ha reconocido que dejará de pagar este dinero pero ha justificado esta medida en que está recogida en el contrato, que «recapacite y no aplique esta cláusula de deducción por no segar, puesto que resulta tremendamente dañina para sus clientes asegurados en un año dramático como éste por los efectos de la sequía».

ELa organización asegura que el seguro agrario «resulta imprescindible y básico para las explotaciones agrarias de Castilla y León y del resto de España, puesto que estamos sujetos habitualmente a unas condiciones climatológicas muy caprichosas, pero no es menos cierto que pierde toda su esencia y finalidad cuando no cubre ni un 30 % de los daños ocasionados por un siniestro, o se aplican condiciones tan lesivas como la denunciada».

Por esto, UPA saldrá siempre en defensa de los agricultores cuando consideran que «se cometen injusticias contra ellos, y actuaremos de igual forma sean uno o miles las personas que se vean afectadas por una actuación que resulta insólita e injusta en la forma y el fondo».

Con estos antecedentes, la organización agraria no consentirá que las administraciones «sigan utilizando el parapeto de los seguros agrarios para no poner en marcha ayudas directas ante un desastre de cosecha como la actual». Además reclaman tanto a la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), dependiente del Ministerio de Agricultura, como a la Junta de Castilla y León, que «actúen de inmediato tomando cartas en el asunto, y bien asuman directamente el coste de esa cláusula de deducción, o bien, no permitan a Agroseguro que ejecute este trato abusivo e improcedente contra los cerealistas castellanoleoneses».