El Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura SCRATS ha estimado este lunes 21 en 93 hectómetros cúbicos (hm3) de agua los que dejarán de desembalsarse al final de la vigencia en 2027 del nuevo plan hidrológico del Tajo por el aumento de su caudal ecológico a su paso por Aranjuez (Madrid). Una situación quedesde UPA Murcia advierten de que las explotaciones familiares, vinculadas al territorio, sostenibles y eficientes en el uso de los recursos serían las primeras damnificadas por estos planes hidrológicos 2022-2027.

En una rueda de prensa telemática, su presidente, Lucas Jiménez, ha señalado al término de la junta de Gobierno del Scrats que fuentes fidedignas del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco) les han confirmado que en el plan del Tajo 2021-2027, que hoy sale a información pública durante seis meses junto a los del resto de cuencas, se establece una subida gradual de ese caudal ecológico.

Así, para 2022 subiría de los 6 metros cúbicos por segundo (m3/s) actuales a 7, lo que generaría una detracción de agua para el Levante durante ese año de 43 hm3, que se mantendría hasta 2026, cuando se subiría a 8 m3/s, para quedar definitivamente en 8,52 en 2027, con lo que la pérdida se consolidaría en 93 hm3, dado que por cada m3/s de incremento del caudal ecológico dejarían de recibirse 30 hm3 anuales.

Según Jiménez, es la «crónica de una muerte anunciada, porque no hay generación de nuevos recursos hídricos a la vista, salvo más desalinización e interconexión de desalinizadoras, con la promesa hipotética de acceder a cada metro cúbico generado en estas plantas de 36 o 37 céntimos de euros».

«Se dilata en el tiempo la muerte casi total del trasvase, que va a afectar no solo al regadío, sino también al abastecimiento humano. No sé qué medidas paliativas planteará el Miteco además del incremento pendiente de 80 a 120 hm3 al año en la desalizadora de Torrevieja, nada nuevo, puesto que esos 80 los recibimos desde hace tres años y los otros 40 son para la Mancomunidad de Canales del Taibilla (MCT), con lo que es un espejismo».

La MCT abastece de agua potable a 80 municipios de Murcia (43 de los 45), Alicante (35) y Albacete (2). A falta de analizar la letra pequeña del plan del Tajo, ha mostrado su «indignación total de confirmarse esas cifras sin generación de recursos extra, no de promesas».

«Pediremos ceses de cargos en el Miteco y prepararemos alegaciones con poca convicción, al entender que la intención política es firme y clara y ojalá que me tuviera que arrepentir de mis palabras mañana», ha señalado antes de anunciar la convocatoria del Círculo por el Agua para preparar movilizaciones de protesta ante una medida «ideologizada y politizada».

Por último, ha hecho un llamamiento a los Gobiernos autonómicos murciano, valenciano y andaluz «para ver qué pasos van a dar, porque es mucho lo que estas regiones se juegan a seis años vista».

LOS PEQUEÑOS Y MEDIANOS AGRICULTORES HAN SIDO LOS PERJUDICADOS POR LAS REDUCCIONES DE RECURSOS HÍDRICOS DE GOBIERNOS ANTERIORES

Por su parte, desde UPA Murcia, en una primera reacción de urgencia ante las noticias avanzadas en relación al incremento gradual de los caudales ecológicos en determinados tramos del río Tajo, que ocasionarían una disminución automática el próximo año de los recursos hídricos de los regadíos del Trasvase Tajo-Segura, adelanta su oposición a los planes ministeriales por cuanto comprometerían de forma inmediata la viabilidad de las explotaciones agrarias familiares.

UPA-Murcia recuerda que en los últimos años han sido precisamente los pequeños y medianos agricultores los principales perjudicados por las reducciones de recursos hídricos provocadas por las sucesivas decisiones adoptadas por gobiernos anteriores, elevando las reservas no trasvasables en cabecera desde los 160 hasta los 400 Hm3 sin garantizar la disponibilidad de recursos alternativos.

La organización, que representa a los agricultores profesionales pegados al territorio, sostenibles, eficientes en el uso de los recursos y que generan una economía de interés social, comparte con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico los objetivos medioambientales planteados por el tercer ciclo de planificación hidrológica, pero exige que la gradualidad en la disminución de los recursos hídricos trasvasables del Tajo al Segura sea simultánea a la garantía de disponibilidad de recursos hídricos alternativos, accesibles, de calidad y a precios asumibles por las explotaciones agrarias familiares.

UPA-Murcia quiere expresar finalmente, y a la espera de un análisis más detallado, su confianza en que el período de información pública y alegaciones que ahora se inicia cuente con la sensibilidad necesaria por parte del Gobierno de España para articular un proceso gradual en el que los objetivos medioambientales que se marca como objetivo puedan ser alcanzados sin generar una reconversión con altos costes socioeconómicos para las explotaciones familiares y el empobrecimiento de la Región d