La producción de setas en Galicia ha caído este año a “mínimos históricos”, aparentemente como consecuencia de las elevadas temperaturas, por encima de los treinta grados en muchos lugares, que se produjeron a finales de septiembre y principios del mes de octubre.

La gerente de Champivil -una de las empresas que se dedica al envasado y a la fabricación de conservas de setas de referencia en Galicia, Luz Divina Castelo, reconoció a Efeagro que, en su familia, después de “cuarenta y nueve años” trabajando en este sector, “nunca hemos visto algo así”.

“No se recuerda algo así”, dijo, porque “no hay absolutamente nada de producción”.

“SEPTIEMBRE EMPEZÓ BIEN Y CON LAS PRIMERAS LLUVIAS, EMPEZARON A BROTAR LAS SETAS. SIN EMBARGO, TEMPERATURAS DE MÁS DE 30 GRADOS, LO SECÓ TODO Y CORTÓ DEL TODO LA PRODUCCIÓN“

De hecho, recordó que, en estos momentos, su planta en el municipio lucense de Vilalba “está en plena campaña”, de modo que tendría que estar procesando “unos 4.000 o 5.000 kilos al día”, pero “si llegamos a los 20 o 30 kilos ya es todo un logro”.

La campaña está “perdida”, asegura. En cuanto a las causas, culpa a las elevadas temperaturas de las semanas pasadas, totalmente extemporáneas, de esta situación.

“Septiembre empezó bien. El suelo estaba caliente del verano y con las primeras lluvias, empezaron a brotar las setas. Sin embargo, el calor que vino después, con temperaturas de más de 30 grados, lo secó todo y cortó del todo la producción de setas”, explicó.

Luz Divina Castelo no es muy optimista con respecto a la producción de setas en Galicia. “Hace tiempo que vengo diciendo que se acaban. Nadie apostó por la profesionalización, contra el cambio del clima no podemos luchar, el abandono del rural hace que los bosques estén llenos de maleza y se están plantando especies que no funcionan” para la producción de hongos, lamentó.