La producción de maíz, cuya campaña arranca en Extremadura a finales de esta semana, será en torno a un tres por ciento menor respecto al pasado ejercicio, según las previsiones de COAG. El responsable de esta organización agraria en Extremadura, Juan Moreno, ha informado a Efeagro de que este año se esperan unos rendimientos de entre 12.000 y 15.000 kilos de producto por hectárea.

La campaña comenzará aproximadamente 15 días después de lo que suele ser habitual, ha manifestado, debido a que el inicio de siembra tuvo este mismo retraso como consecuencia de las lluvias de primavera. Estas precipitaciones provocaron una demora en la siembra en otros cultivos como el tomate, ha apuntado.

Extremadura tiene esta campaña 50.000 hectáreas de maíz, una cifra similar a la registrada en los dos anteriores ejercicios. Sin embargo, Moreno ha explicado que cuando las siembras son más tardías se produce habitualmente un descenso en los kilos recogidos por hectárea, lo que se prevé este año.

LOS PRECIOS TIENDEN AHORA AL ALZA, PERO LOS ALGO MÁS DE 175 EUROS POR TONELADA SIGUEN SIENDO COTIZACIONES “DE RUINA”

Esta circunstancia hará que el resultado de la campaña en cuanto a la producción de maíz sea inferior respecto al año pasado, un 2019 que fue “bastante bueno” en producción para los cultivos de regadío extremeños, ha advertido.

En cuanto a los precios tienden ahora al alza, pero los algo más de 175 euros por tonelada siguen siendo cotizaciones “de ruina”, según ha recalcado Moreno.

A su juicio, la situación es “todavía menos entendible” si se tiene en cuenta que la producción de cereal es inferior en España respecto a otros países, aunque los oligopolios internacionales “son quienes realmente fijan los precios” en el caso de este y otros cultivos.

Ello provoca que el cultivo de maíz esté en retroceso en Extremadura en cuanto al número de hectáreas, ha dicho Moreno, que ha incidido en que la situación de los precios muy por debajo de los costes continúa en el caso de este cultivo de y de otros, “lastrando” a los agricultores, a lo que se une este año las consecuencias de la pandemia.

El máximo responsable de COAG Extremadura echa en falta en este sentido muchas más ayudas y medidas de las administraciones para paliar las consecuencias de los precios bajos y de reducción de ventas en la agricultura y la ganadería.