La Guía de Aves de Cortijo Guadiana, tiene algo que la hace singular, se trata de la primera guía ornitológica referida en exclusiva a una finca de olivar. Y es que la relación entre las aves y los olivares es tan íntima, que los paisajes mediterráneos no podrían entenderse sin las tramas ecológicas que resultan de la simbiosis entre el olivar y sus pájaros. Una simbiosis que ha quedado reflejada en esta obra, realizada por técnicos de SEO/BirdLife, que recopila hasta 114 especies de aves de distintos ambientes tras siete años de trabajos de seguimiento científico en las casi 1.800 hectáreas de olivar, monte y ribera en la finca Cortijo Guadiana, en la provincia de Jaén.

La obra, presentada este miércoles 15 por Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Francisco Vañó y Rosa Vañó, directores de Castillo de Canena, junto con la periodista especializada en gastronomía y enología Mar Romero, contiene indicaciones referidas al momento del año y la zona donde es más probable la observación de cada especie, mapas de distribución de las mismas, un código ético del observador de aves y 230 ilustraciones del artista de naturaleza Juan Varela. Además de estar disponible en formato digital, Castillo de Canena ha impreso 1.000 ejemplares en español e inglés.

La finca Cortijo Guadiana, propiedad de la Sociedad Castillo de Canena, comparte un convenio de custodia del territorio con SEO/BirdLife, gracias al cual se han llevado a cabo diversas medidas de restauración y mejora de la biodiversidad en los últimos siete años. Además, ha sido una de las 20 fincas demostrativas participantes en el proyecto Life Olivares Vivos, coordinado por SEO/BirdLife. Acciones que ha repercutido muy positivamente en la recuperación de la vida silvestre.

GRAN POTENCIAL PARA LA BIODIVERSIDAD

Otro dato que sorprende de esta guía de aves es que el ornitólogo podrá apreciar el enorme potencial que tiene el olivar para albergar biodiversidad. Y es que 114 especies es un registro realmente asombroso en un terreno agrario. Para hacerse a la idea, esta cifra representa más del 85% de todas las especies que pueden observarse en el Parque Nacional de Guadarrama, o más del 60% de las que se puedan encontrar en las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, el mayor espacio protegido de España, el segundo de Europa y una de las Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) con mayor diversidad de aves.

Por ejemplo, este olivar acoge un considerable número de especies reproductoras, que aprovechan las ramas de los olivos, las cavidades del tronco o la vegetación que conforma las lindes para instalar sus nidos. Tal es el caso de verderones, verdecillos y jilgueros; de mochuelos, abubillas y carboneros; o de perdices, chotacabras, buitrones y cogujadas. En otoño, los olivares comienzan a poblarse de un considerable número de aves migratorias, que recalan en estos terrenos para alimentarse. Es tiempo de mosquiteros, alcaudones, papamoscas y currucas. Y también por estas fechas comienzan a asentarse las primeras aves invernantes, siendo las más típicas la curruca capirotada, el petirrojo, el estornino pinto y el zorzal, la lavandera blanca o el bisbita común. El gavilán acude también a los olivares, atraído por la gran población de pequeñas aves invernantes. Otras rapaces que los emplean como territorio de caza a lo largo de todo el año son el busardo ratonero, el cernícalo común, el halcón peregrino y el águila real, mientras que durante el periodo estival y en época de paso son aprovechados por milanos, águilas calzadas o culebreras europeas.

Especies vinculadas a la vegetación fluvial son los zarceros, las tarabillas, las oropéndolas o los autillos. Sin olvidar aquellas de mayor tamaño asentadas en el curso del río Guadiana Menor como el cormorán grande, la garcilla bueyera, la garza real o el azulón. Asimismo, los cortijos y otras construcciones dan cobijo a lechuzas, gorriones y golondrinas. En lo relativo a la conservación, destaca el alzacola rojizo, catalogado como «vulnerable» en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas. Sin olvidar el alcaudón real y la tórtola europea, con una tendencia alarmantemente regresiva en toda España.

UN OLIVAR CONSAGRADO A LA NATURALEZA

Francisco Vañó, director de Castillo de Canena, define así la filosofía que inspira su gran apuesta empresarial: «nuestros esfuerzos no podían centrarse tan solo en producir excelentes zumos de aceituna y comercializar nuestros AOVE en más de 50 países. El compromiso de nuestra familia había que hacerlo extensivo al terruño, al ecosistema donde hunden sus raíces los míticos árboles de Atenea y aprender a conjugar la actividad agronómica humana con el sagrado orden de la naturaleza. Ambos mundos, son perfectamente compatibles y armonizables como hemos demostrado a lo largo de varios lustros en Cortijo Guadiana, y lo seguiremos justificando en el futuro».

«Cuando firmamos el Acuerdo de Colaboración con SEO/BirdLife sabíamos que asumíamos un compromiso importante y que nos vinculábamos a un ensayo conservacionista a gran escala que podría cambiar la idiosincrasia del olivar andaluz tal y como ahora lo conocemos. Éramos conscientes de que teníamos la obligación moral de ser pioneros en apoyar esta iniciativa desde el momento en que llevábamos muchos años bogando en esta misma dirección e implantando medidas de protección del entorno natural en nuestra finca. Se trataba, por lo tanto, de organizar y sistematizar dichas intervenciones y dejar que la dirección de la hoja de ruta para la regeneración de nuestra tierra la gestionaran los técnicos de SEO/BirdLife, con una gran experiencia en este campo», explica asimismo Rosa Vañó.

¿CÓMO SE HIZO LA GUÍA DE AVES?
Tras siete años de colaboración entre SEO/BirdLife y Castillo de Canena, la guía de aves demuestra que este proyecto ha sido un verdadero éxito. El producto final es una herramienta didáctica, pedagógica y clarificadora que sirve para incrementar el interés, el cuidado y la protección por parte de toda la sociedad hacia las aves, que son la piedra angular de los ecosistemas mediterráneos.

La mayor parte de la información sobre las aves de Cortijo Guadiana ha sido recopilada en el marco de los programas de seguimiento de SEO/BirdLife. A través del SACRE (Seguimiento de Aves Comunes Reproductoras en España), que consiste en censos anuales basados en veinte estaciones de escucha repartidas por toda la finca y que permite conocer las tendencias de las poblaciones de aquellas aves que se reproducen en la zona; SACIN (Seguimiento de Aves Comunes Invernantes), complemento del anterior que se centra en las poblaciones de aves que invernan en la zona realizando recorridos a pie; y, finalmente, Noctua, que facilita el conocimiento del estado de conservación de las aves nocturnas. Además, se ha incorporado información derivada de los trabajos desarrollados en la finca en el marco del proyecto LIFE Olivares Vivos.