El sistema de geolocalización del Gobierno francés ha situado la madrugada de este martes 5 a la osa Claverina, una de las últimas reintroducidas por las autoridades galas, en la cabecera del Valle de Hecho, en el Pirineo de Huesca.

Tras los ataques a ganado protagonizados por la osa en Navarra y las medidas llevadas a cabo en la Comunidad Foral para ahuyentarla, el sistema GPS ubicado en el collar que porta el animal lo ha situado en el área de Zuriza y Linza, en la zona más al oeste del Pirineo de Huesca.

Por esta razón, los agentes forestales que integran la patrulla de vigilancia y control de los osos han informado a los ganaderos de la zona de Hecho para que tomen medidas y encierren el ganado durante la noche para evitar ataques, informa el Gobierno aragonés.

Además, al ganadero más vulnerable a estos posibles ataques se le ha facilitado la instalación de un vallado adicional ya que el suyo propio era demasiado pequeño para albergar el número de cabezas de su rebaño.

No obstante, el Gobierno de Aragón considera que la gestión de los riesgos derivados de la presencia de osos en la comunidad no puede depender de un sistema de geolocalización respecto del que no se tiene información en tiempo real de la situación de los animales.

El ejecutivo regional de Aragón se centra en reforzar las patrullas de vigilancia en la zona osera, en el apoyo a los ganaderos

Este sistema, añaden las fuentes, no sólo avisa a posteriori de las zonas por las que han pasado los osos, sino que en ocasiones se pierde la señal por falta de cobertura, imposibilitando la localización de los animales.

Además, se advierte del Gobierno aragonés, no todos los ejemplares de oso que deambulan entre las dos vertientes del Pirineo cuentan con este dispositivo.

Por esta razón, la labor del Ejecutivo regional se centra en reforzar las patrullas de vigilancia en la zona osera del Pirineo de Huesca, en el apoyo a los ganaderos que ocupan pastos en zonas de presencia de oso, en ayudar al reagrupamiento de rebaños en casos de ataque y en la elaboración de informes previos de peritaje.

De igual forma, se ha duplicado la instalación de cámaras de fototrampeo, desde 15 a 30 dispositivos operativos.

La principal medida que ha puesto en marcha el Gobierno aragonés frente a posibles ataques es un sistema de ayudas pionero que prevé compensar a los ganaderos por los costes adicionales derivados de la presencia de este tipo de fauna silvestre.

Unas compensaciones, añaden, establecidas mediante subvenciones que se aplican con independencia de los ataques y que incluyen, además, la implantación de medidas de autoprotección en las explotaciones ganaderas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here